¿Te da miedo volar? ¿Odias los largos viajes en coche? En técnicas de relajación para viajar mejor te contamos algunos ejercicios prácticos que te ayudarán a disfrutar de los desplazamientos por aire, por carretera o por mar y llegar a tu destino de vacaciones en plena forma física y emocional. Hoy en nuestro blog: 4 técnicas de relajación para viajar mejor. ¿Empezamos?

 

Técnicas de relajación para viajar: la concienciación

La primera de las técnicas de relajación para viajar que apuntan los expertos en control emocional no es nada del otro mundo, pero créeme: a mucha gente se le olvida ponerla en práctica. Nos referimos a prepararnos emocionalmente para ese largo trayecto en avión, barco o coche que, por lo que sea, nos da un pánico terrible.

Esta es, quizá, la más sencilla de entre las múltiples técnicas de relajación que puedes utilizar antes de tus vacaciones ya que consiste simplemente en visualizar tu futuro viaje de una forma positiva, proyectar imágenes de un asiento cómodo, un vuelo tranquilo, un paisaje estupendo y, lo más importante, un destino vacacional fantástico al que vas a llegar en un abrir y cerrar de ojos.

 

Técnicas de relajación para viajar: la ayuda externa

Algo que no suelen decir los libros que enseñan técnicas de relajación para viajar es que no todo el mundo puede practicar estas técnicas sin ayuda. No nos referimos solamente a viajar en compañía de tu pareja, familia o amigos, sino a apoyarnos en “algo” externo que nos puede dar esa sensación de seguridad emocional que no conseguimos encontrar por nosotros mismos.

Ese soporte externo puede adoptar multitud de formas: medicamentos tranquilizantes prescritos por tu médico de familia,  un buen libro para leer, una película en tu tableta, un muñequito de peluche para los más pequeños… No lo dudes: contar con ayuda externa es una de las técnicas de relajación para viajar más sencillas y útiles que existen.

 

Técnicas de relajación para viajar: los estiramientos

Los largos viajes en coche, en tren o en avión tienen algo importante en común: nos obligan a mantener la misma postura durante horas y horas. Esta características de los medios de transporte modernos son especialmente irritantes para los niños de corta edad, pero no nos engañemos, también los adultos activos padecemos emocional y físicamente esta inactividad obligada. Así, una de las técnicas de relajación para viajar que tendríamos que conocer adultos y niños es el estiramiento: practicar sencillos ejercicios de estiramiento físico para desentumecer las piernas, el cuello, la espalda…

¿No sabes por dónde empezar? Pulsa aquí y te lo contamos.

 

Técnicas de relajación para viajar: la respiración consciente

Una de las técnicas de relajación rápidas que funciona en prácticamente cualquier entorno – la naturaleza, los medios de transporte, el hogar, el colegio… – es la llamada respiración consciente.

Es muy sencillo: busca un punto en el que fijar tu atención. Puede ser cualquier cosa: un asiento, tu propia mano, una fotografía, una palabra impresa en una revista… Sin apartar la vista del objeto elegido, toma aire de forma consciente y ve contando del 0 al 10. Retén el aire un instante y luego ve expirándolo lentamente contando al revés, del 10 al 0.

Puedes repetir este simple ejercicio de respiración consciente tantas veces como sea necesario y, por supuesto, enseñárselo a tus hijos, nietos o sobrinos pequeños que no soporten fácilmente los largos viajes en coche, barco, tren o avión.

 

¿Quieres que te contemos más técnicas de relajación útiles para viajar? ¡Escribe un comentario!