Realizar actividades para niños en plena naturaleza es la mejor forma de desconectarse, durante un fin de semana o al menos unas horas, del ambiente urbano en el que casi todos vivimos, con sus ruidos, contaminación, nervios y prisas por doquier.

Otra de las grandes ventajas de realizar actividades para niños en familia es su gran potencial para estrechar los lazos familiares y poder hacer cosas diferentes juntos, algo que la vida diaria, con sus obligaciones y constante trajín, nos lo pone francamente difícil.

 

¿Qué actividades en familia podemos realizar?

Existen tantas posibilidades que puede llegar a ser muy complicado decantarse por una. Para acotar un poco la búsqueda, en primer lugar tenemos que decidir si lo que estamos buscando es una actividad de relax o, por el contrario, lo que queremos es algo más movido y aventurero.

En la práctica, además de nuestros deseos en la decisión final (que además al ser una salida colectiva la tendremos que consensuar entre toda la familia) va a jugar un papel importantísimo la edad de nuestros hijos. Por razones obvias, determinados deportes de aventura pueden quedar descartados por no ser apropiados para todas las edades.

En este artículo hemos querido seleccionar 5 actividades caracterizadas, en primer lugar, por llevarse a cabo en un entorno natural, pero además con el denominador común de ser tranquilas y aptas para todas las edades. En definitiva, un quinteto de opciones para disfrutar de la naturaleza en familia y sin sobresaltos.  

 

5 actividades para niños muy familiares en plena naturaleza

1. Senderismo

Una marcha organizada, con guía incluido, que se adentre por un entorno natural es de todo menos aburrida. Para los niños supone una oportunidad magnífica para disfrutar y aprender, al mismo tiempo, muchas cosas de la naturaleza. Los urbanitas solemos ser unos auténticos ignorantes de todo lo relacionado con un entorno natural, y este tipo de actividades puede ser de gran utilidad superar este déficit.

Por otro lado, existen multitud de propuestas de este tipo, desde rutas largas y complejas a sencillas y muy asequibles, por lo que no hay ningún problema para elegir una que se adapte a la condición física y edad de todos los participantes.

Senderismo ninos

 

2. Montar a caballo

Una variante de las rutas por la naturaleza caminando es hacerlas a caballo. Una excursión de este tipo lo tiene todo para disfrutar de verdad en familia: el contacto con la naturaleza, poder interactuar con un animal tan bello y noble como el caballo y el toque de aventura y libertad que da el trotar a lomos de un animal tan imponente.

Montar a caballo es una forma de reencontrarnos con la forma de vida de nuestros antepasados, cuando no existían tantos avances tecnológicos y el ser humano debía usar los recursos naturales para poder satisfacer sus necesidades, en este caso de transporte.

Montar a caballo

 

3. Juegos en plena naturaleza

A los niños lo que de verdad les gusta es jugar  y no cabe duda de que un bosque o la playa son entornos idóneos para hacerlo. Una gran posibilidad es que los adultos organicen unas bases mínimas de un juego divertido y luego los niños, con sus desparpajo e imaginación, vayan desarrollando la acción lúdica.

Por ejemplo, podemos jugar en familia a encontrar un tesoro escondido en un bosque dando algunas pistas (un cofre con bisutería puede ser perfecto) o plantear otro reto a los niños: buscar una colección de objetos naturales del entorno (flores, hojas, semillas, caracoles, espárragos…).

Juego naturaleza

4. Acampada en medio del bosque

Esta actividad precisa de una mayor planificación, puesto que hay que elegir un lugar seguro y llevar todo lo necesario (alimentos, bebidas, un botiquín…). Otra opción es acampar en un camping donde ya tendremos los servicios organizados.

Lo bueno de las acampadas es que nos ofrecen una gran libertad y el tiempo suficiente para realizar otras muchas actividades: bañarnos en un río, observar las estrellas, escalar una pequeña pared natural, plantar, cultivar, etc.

Acampada bosque

 

5. Disfrutar de la naturaleza en la propia ciudad

Otra opción es acudir a alguno de los grandes parques urbanos que muchas ciudades tienen y disfrutar de un largo y gratificante paseo, o bien apuntarnos a alguna actividad organizada. Muchos de estos parques organizan visitas guiadas, juegos infantiles organizados, observación de animales sueltos, etc.

Parque ciudad

 

Algunos consejos para optimizar las actividades en la naturaleza con niños

  • Invitar a la escapada a vecinos de su misma edad o compañeros del cole de nuestros hijos. No cabe duda de que se lo pasarán aún mejor.
  • Vestir a los niños con ropa lo más cómoda posible y transpirable, sin darle importancia a que la puedan manchar y hasta romper.
  • Obviamente no podemos dejar sin vigilancia a los niños de un instante, especialmente si son muy pequeños. Pero debemos hacerlo a cierta distancia, dejándoles un cierto margen de libertad para que ganen en independencia y seguridad.
  • Revisar muy bien la zona donde estarán los niños para comprobar que no existen ningún peligro: ríos, desniveles, animales peligrosos, escombros, etc.

 

Como ves, organizar actividades para niños en el bosque u otro entorno natural es muy sencillo. Solo es cuestión de animarse y elegir alguna de las múltiples opciones. ¡La diversión está asegurada y las relaciones familiares no cabe duda de que se beneficiarán!