Hablar de estética y belleza y no mencionar los tratamientos faciales es casi imposible ya que nuestro rostro es – o debería ser- una de nuestras cartas de presentación. Hoy vamos a dedicar unas líneas a hablar de estos tratamientos faciales, en qué consisten, a quién van dirigidos y, también, por qué son uno de los pilares de la estética y belleza de prácticamente todos los rincones del mundo. ¿Empezamos?

 

¿Qué son los tratamientos faciales?

Los tratamientos faciales en el ámbito de la estética y belleza son aquellos procedimientos no invasivos que intentan devolver la salud y la belleza a la delicada piel de nuestro rostro.

 

Tipos de tratamientos faciales

Como seguramente sabes, existen distintos tipos de tratamientos faciales que puedes disfrutar en función de tu edad, tus necesidades o tus deseos. Algunos de esos tratamientos de estética y belleza del rostro serían los siguientes:

Peeling facial

El peeling facial es uno de los tratamientos faciales de estética y belleza considerados “básicos”. Se trata de un procedimiento de exfoliación, limpieza e hidratación profunda de la piel del rostro utilizando cremas especiales. Esta técnica no es invasiva ya que no requiere el uso de ningún tipo de cirugía facial y es recomendable para todas las edades y, por supuesto, tanto para hombres como para mujeres que desean devolver la luz a ese rostro cansado del ajetreo diario.

Luz led

Uno de los tratamientos faciales de estética y belleza que se han puesto de moda en los últimos años se llama luz led y, según los expertos, es un método perfecto para estimular el colágeno, limpiar profundamente nuestra piel, prevenir el acné, atenuar las arrugas, desdibujar esas líneas de expresión que se van marcando con el paso de los años… Es un tratamiento tecnológico ideal tanto para pieles jóvenes muy castigadas por el acné, como para pieles maduras de ambos sexos.

Máscara de cromoterapia

Otro de los tratamientos faciales de estética y belleza que aprovechan las nuevas tecnologías para devolver la salud a nuestro rostro es la llamada máscara de cromoterapia. Se trata de un procedimiento no invasivo que consiste en colocar una máscara que proyecta luz led directamente sobre la piel. Los beneficios de este tratamiento son múltiples: estimulación y regeneración de las células de la dermis y la epidermis, hidratación y nutrición de la piel, tratamiento de granitos, acné y pequeñas afecciones dérmicas, etc.

 

Tratamientos faciales: por salud, estética y belleza

Cada día más hombres y mujeres se someten a tratamientos faciales no solo por estética y belleza, también por salud. ¿Cuáles son los beneficios de este tipo de tratamientos? Muchos y muy variados y tanto físicos como psicológicos. Por ejemplo los siguientes:

Algunos beneficios físicos de los tratamientos faciales:

  • Eliminan o al menos atenúan las pequeñas arruguitas o líneas de expresión.
  • Limpian la piel de nuestro rostro de impurezas como restos de maquillaje, polvo, contaminación ambiental…
  • Previenen la aparición de granitos,  rozaduras, manchitas producto del paso del tiempo, etc.
  • Hidratan la piel de nuestro rostro para mejorar su elasticidad y prevenir el envejecimiento prematuro.


Algunos beneficios psicológicos de los tratamientos faciales:

  • Nos ayudan a relajar la musculatura del rostro previniendo dolores de cabeza, molestias cervicales, etc.
  • Refuerzan nuestra autoestima y seguridad en nosotros mismos.
  • Nos ayudan a proyectar la imagen de salud externa que buscamos al someternos a cualquier tratamiento de estética y belleza.

 

¿Conocías estos datos sobre los tratamientos faciales de estética y belleza? ¡Escribe un comentario!