Un huerto ecológico te permite comer más sano, al tiempo que te ayuda a relajarte y a fomentar un vínculo más estrecho y positivo con la naturaleza.

 

Qué es un huerto ecológico y sus características

Un huerto ecológico puede definirse como un espacio en el que se cultivan verduras, hortalizas y plantas con un uso culinario de acuerdo a las siguientes condiciones y características fundamentales:

  • Las técnicas de cultivo utilizadas se basan en principios ecológicos y de respeto a la tierra y la naturaleza.
  • La producción de los alimentos es totalmente natural, ya que no se utilizan productos químicos ni técnicas artificiales.
  • Se trata de una producción a pequeña escala, muchas veces para consumo personal o familiar que permite el desarrollo sostenible y la optimización de los recursos de la tierra.

 

Cómo empezar con tu huerto ecológico en 4 pasos básicos

La pregunta de si es complicado o caro poner en marcha un huerto ecológico tiene una respuesta muy clara: en absoluto. Es más, siguiendo estos 4 pasos básicos o consejos enseguida podrás disfrutar y presumir de un huerto natural y respetuoso con la naturaleza en tu propio balcón:

  1. Busca un espacio que reciba unas cuantas horas de sol diario y coloca unas macetas o unas mesas de cultivo. No hace falta que sean muy grandes: con unos 20-30 centímetros ya es suficiente.
  2. Consulta un calendario de siembra y trasplante, ya que no todas las verduras, hortalizas y plantas aromáticas se siembran en la misma época del año.
  3. Utiliza semillas ecológicas y, si es posible, produce tu mismo el compost (tierra de mucha calidad a base de desechos orgánicos).
  4. Cuida mucho el riego, en ocasiones pecamos de un exceso del mismo. También puedes fabricar tu mismo o instalar un sistema automático de goteo.

Un huerto ecológico urbano puede llegar a ser más que un simple hobby y convertirse en una nueva forma de entender tu relación con la naturaleza, practicando además una alimentación más sana y natural. Una filosofía que podrás hacer extensible a tu familia, amigos y a la sociedad en general.

 

Los beneficios de  ponerlo en marcha

Una de las grandes ventajas de un huerto ecológico es que no se necesitan grandes infraestructuras  ni  recursos para ponerlo en marcha. Todo lo contrario, cada vez más personas se animan a crear un huerto ecológico urbano en la terraza o el balcón de su casa, cultivando en simples macetas.

¿Por qué vale la pena convertir un espacio de nuestro propio hogar en un huerto urbano y ecológico?

El primer motivo es que nos permite mejorar nuestra alimentación y la de nuestra familia con alimentos sanos más naturales y controlando nosotros mismos todo el proceso.

Pero este es solo uno de la larga lista de argumentos favorables al embarcarnos en un proyecto de creación de un huerto ecológico, entre los que destacaríamos:

  • Nos permite reencontrarnos y estrechar los lazos con la naturaleza (una cuestión que solemos tener muy olvidada si vivimos en entornos urbanos).
  • Es un hobby muy atractivo que nos permite relajarnos y desconectarnos de las obligaciones diarias.
  • Tiene beneficios didácticos para nosotros y nuestra familia, ya que permite adquirir un conocimiento totalmente práctico sobre verduras y plantas y la naturaleza en general.
  • Ayuda a mejorar nuestra salud en dos esferas. La  mental, por su efecto relajante, y  la física, puesto que nos garantiza la ingestión de alimentos con todos los nutrientes y libre de fertilizantes sintéticos y otros productos perjudiciales para el organismo.
  • También aporta beneficios a la sociedad y el planeta, puesto que cada huerto urbano pone su granito de arena en la creación de conciencia ecológica, sensibilizando a la población sobre la necesidad de apostar por el respeto al medio ambiente y la explotación lógica y racional de los recursos de la tierra.