Los Pirineos son una de las cordilleras montañosas más bellas del mundo. Al área de estas maravillosas montañas que se sitúa dentro de las provincias de Lérida y Gerona, en Cataluña, se le conoce como Pirineo catalán. Y es especialmente interesante por su confluencia de parques naturales, pueblos de ensueño, edificios históricos, zonas deportivas y hasta imponentes glaciares visibles en sus varios picos de más de 2.700 metros.

El Pirineo Catalán es una zona mimada por la geología, encontrándose entre sus principales atractivos su zona volcánica o sus numerosos ríos. El Pirineo es naturaleza espectacular en estado puro y, al mismo tiempo, tradición e historia. Un auténtico placer para los sentidos y un paraíso donde refugiarse por unos días del estrés de las grandes urbes.

Tampoco la vegetación y la fauna es desdeñable en la zona catalana de los Pirineos. Dentro una gran variedad de flores y árboles nos encontramos con la típica flor de nieve (una planta mítica que solamente se encuentra en unas pocas montañas europeas) y, además de innumerables aves, en los Pirineos destaca la presencia de grandes y bellos mamíferos, como los ciervos, los corzos o los jabalíes.

 

¿Qué hacer en el Pirineo catalán?

Aunque quizás sería más sencillo formular la pregunta justo al revés y pensar en algo que no podamos hacer en estas fantásticas montañas. Porque, en realidad, la diversidad de los Pirineos los hace aptos para cualquier actividad que implique contacto con la naturaleza, desde una relajante jornada de senderismo a deportes de aventura de máximo nivel para quemar adrenalina, así como interesantísimas actividades culturales.

 

Los parques naturales

Simplemente por falta de espacio, nos vamos a centrar solamente en tres parques naturales, aunque somos conscientes de que quizás cometamos una gran injusticia al no citar otros muchos también muy importante y con una gran belleza.

  • Parque Nacional de Aigüestortes.  Son 40.000 hectáreas de naturaleza en pleno Pirineo repletas de  impresionantes bosques y un sinfín de magníficos prados, cumbres nevadas cuya simple contemplación ya te deja sin aliento y más de dos centenares de lagos, siendo uno de los más grandes y famosos el lago San Mauricio.
  • Parque Natural del Alt Pirineu. Con sus 70.000 hectáreas de extensión, es el parque más grande de Cataluña. Entre sus muchos encantos destacan una fauna y flora excepcionales y, sobre todo, el hecho de conservar uno de los últimos bosques primigenios de la cordillera.
  • Parque Natural Cadí Moixeró. Justo en las  dos grandes cordilleras del Cadí y el Moixeró, formando una impresionante cadena montañosa en la frontera natural entre el Prepirineo y el Pirineo, se encuentra este parque natural que destaca por la belleza de su paisaje y su inigualable biodiversidad.

 

Un paraíso para la práctica deportiva

Practicar deporte en cualquier lugar del Pirineo catalán es una auténtica gozada, puesto que el marco es inmejorable y la fusión con la naturaleza total. Entre otras muchas opciones, en la parte catalana de los Pirineos encontramos:

  • Magníficas estaciones para la práctica del esquí o el snowboard
  • Excursiones con trineos (incluso tirados por perros) y motos de nieve
  • Senderismo
  • Rutas en bicicleta
  • Quads
  • Deportes de aventuras en los ríos: barranquismo, rafting…

 

Actividades culturales

Además de naturaleza y opciones deportivas, repartidos por el Pirineo catalán existen pequeños y exquisitos pueblos como Prullans, Bellver de Cerdanya o Camprodon, los cuales destilan tradición por los cuatro costados y donde es posible visitar monumentos importantes, en especial: monasterios, basílicas, catedrales e iglesias.