Cultivar plantas medicinales está más de moda que nunca y, además, es bastante sencillo hacerlo incluso si no tenemos la suerte de tener un jardín o un huerto urbano. ¿Quieres saber cuáles son las mejores plantas medicinales para cultivar en macetas? Te lo contamos en detalle en nuestro artículo de hoy. ¿Empezamos?

 

Plantas medicinales: la menta

La menta es una de las plantas medicinales que más fácilmente podemos cultivar en macetas ya que crece bastante rápido sin demasiados cuidados, no suele verse atacada por pulgones u otras plagas y estará perfectamente con un poco de luz natural y un riego periódico y abundante. De entre las plantas medicinales de nuestra lista, la menta es una de las más antiguas y, también, de las que más beneficios tienen para nuestra salud y la de nuestra familia.

La menta tiene muchos usos gastronómicos, pero también posee interesantes propiedades medicinales como, por ejemplo, las siguientes:

  • En forma de infusión combate indigestiones, acidez, flatulencia, etc. También es un excelente analgésico natural para el dolor de cabeza leve o moderado.
  • En forma de aceite esencial es ideal para combatir resfriados y catarros. Además, también se utiliza para aliviar el dolor localizado producido por golpes, caídas o torceduras.

 

Plantas medicinales: el Aloe Vera

Si has visitado alguna vez las Islas Canarias, seguro que has visto una de sus plantas medicinales más cultivadas y promocionadas: el Aloe Vera.
El Aloe Vera también recibe el nombre de Sábila y es una planta de hoja perenne que ya se utilizaba hace miles de años por los chinos, los egipcios y los sumerios. En Tenerife o Lanzarote crece de forma natural en casi cualquier rincón, pero es una especie que se puede cultivar en maceta si sigues algunos consejos básicos:

  • Planta tu aloe vera a partir de un esqueje de una planta lo más antigua posible.
  • Utiliza una maceta de barro y coloca una capa de piedrecitas en el interior cubriendo la base, de esta forma facilitarás el drenaje del exceso de agua del riego.
  • Elige una tierra rica en nutrientes y minerales y abónala con compost natural.
  • Coloca la maceta en un lugar donde la planta reciba la mayor cantidad de luz natural posible.
  • Recuerda que esta planta es feliz en lugares templados donde la temperatura oscile entre los 18 y los 25 grados centígrados.
  • Riega tu planta de Aloe Vera una vez cada dos semanas ya que hablamos de una de las plantas medicinales que menos agua necesita para crecer y beneficiar la salud de toda tu familia.

El Aloe Vera tiene múltiples usos medicinales:

  • En forma de infusión es ideal para combatir los dolores de estómago y ayudar a la digestión después de comidas copiosas o demasiado picantes.
  • En forma de crema el Aloe Vera es una de las plantas medicinales más utilizadas para calmar las quemaduras solares leves, regenerar los tejidos deteriorados, combatir los efectos de los hongos y de las bacterias, aliviar la inflamación de las articulaciones, etc.
  • En forma de jugo cortando una de sus hojas es perfecta para curar pequeños roces o heridas en la piel. También se utiliza para calmar la inflamación de golpes, torceduras, lumbago, etc.

 

¿Has probado alguna de estas dos plantas medicinales? Cuéntanos tu experiencia escribiendo un comentario…