En contraposición con los productos alimentarios que viajan miles de kilómetros desde su lugar de recolección o producción hasta el supermercado y de ahí a nuestra despensa, existen los llamados productos km 0 o productos de proximidad.

 

¿Qué son los productos KM 0?

La característica principal, aunque no la única, de este tipo de productos es que tienen en cuenta la distancia entre el punto de recolección o producción, es decir el punto de origen, y su lugar de consumo final.

Los productos de proximidad son una tendencia que se origina en el movimiento slow food, una asociación gastronómica que reivindica una nueva forma de entender la alimentación, cimentada en el ecologismo, el desarrollo sostenible, la defensa de la biodiversidad, el comercio justo y el compromiso de carácter ético con los productores.

Por lo tanto, para que un alimento pueda ser considerado como producto Km 0 o de proximidad debe cumplir las siguientes características:

  • Tienen que producirse y consumirse en radio bastante cercano, considerándose que no puede ser superior a 100 km. Se trata, por lo tanto, de productos locales.
  • Son productos de temporada.
  • Además, son productos ecológicos, es decir, su proceso de producción y transporte se ciñe a unas normativas que garantizan que se tratan de alimentos naturales, a los que no se les ha añadido productos químicos ni tóxicos.
  • En todo el proceso de producción y transporte de estos productos se realiza con el máximo cuidado y protección al medioambiente.

 

Las personas que se posicionan a favor de potenciar al máximo los productos Km 0 lo que persiguen es reducir el fuerte impacto ecológico que conlleva el transporte de materias primas a miles de kilómetros de distancia. Defendiendo, al mismo tiempo, un estilo de alimentación más saludable y natural, con un uso nulo o muy limitado de productos químicos o artificiales para la conservación de los alimentos.

En definitiva, se trata de cocinar, en la medida de lo posible, productos locales, de temporada, que estén vinculados a un territorio, sin perder de vista los procesos ecológicos y el respeto a la naturaleza.

 

5 ventajas de consumir productos Km 0

  1. Con este tipo de productos se reduce la contaminación, se cuida el medioambiente y se apoya la sostenibilidad.
  2. Se aboga por una economía más justa, evitando los abusos y respetando los derechos de los productores, ya que se reduce el papel de los intermediarios.
  3. El consumo de este tipo de productos ayuda a llevar una alimentación más equilibrada, sana y saludable.
  4. Los productos de proximidad son más sabrosos y mantienen intactos sus valores nutricionales.
  5. Se favorece la economía, la agricultura, la ganadería y la gastronomía local.

 

Los productos Km 0 son tendencia desde hace algún tiempo porque enlazan con una filosofía de vida donde priman los valores ecológicos y de respeto al medio ambiente. Es un tema de concienciación y de tomarse muy en serio la necesidad de poner en marcha sistemas de producción sostenibles y racionales, que garanticen la continuidad de los recursos para nuestra generación y las posteriores.

En Cerdanya EcoResort también apostamos por los productos Km. 0 y, por ello, aproximadamente el 60% de los alimentos que ofrecemos en nuestro restaurante son ecológicos y de proximidad, comprados directamente a los productores de la zona.