El Pirineo Catalán, un territorio situado en el norte de Cataluña haciendo frontera con Francia, configuran un patrimonio natural y cultural realmente excepcional. Los paisajes se caracterizan por una extraordinaria diversidad geológica y de fauna y flora, mientras que su milenaria y rica historia, producto de la mezcla de diversas culturas, ha dejado un impresionante legado de: iglesias, castillos, puentes, museos y todo tipo de joyas patrimoniales. Así pues, en este post te vamos a hablar sobre qué ver en el Pirineo catalán.

El ocio, especialmente el ligado a los deportes par practicar en plena naturaleza, es otro de los puntos fuertes de los pirineos catalanes. Existiendo diversas estaciones de esquí consideradas de las mejores de Europa, así como todo tipo de infraestructuras, logística, servicios y guías y monitores especializados para poder practicar estos deportes con todas las garantías de seguridad y comodidad. Todo ello convierte a los Pirineos en el lugar ideal para practicar: senderismo, rutas en bicicletas y quads, buceo, parapente, paracaidismo y un largo etcétera.

El pirineo catalán es una zona muy amplia y los lugares y rincones que visitar innumerables.

De cualquier modo, haciendo un gran esfuerzo de selección y síntesis hemos seleccionado 3 lugares para responder a la pregunta: ¿qué ver en el Pirineo Catalán?

 

1) Prullans, el mirador de la Cerdanya

La Baixa Cerdenya es un lugar que, pese a pertenecer a Catalunya, nos recuerda a los valles de Suiza por ser una zona rodeada de espectaculares montañas verdes con animales en libertad.

Pero al mismo tiempo es un zona con personalidad propia, con multitud de pueblos con un encanto especial, donde hay mucho que ver y hacer.

Uno de los pueblos más destacados es Prullans por su mezcla de zona rural de espíritu pirenaico, con menos de 300 habitantes, en la que todavía se conservan las tradiciones catalanas de la alta montaña, como sus preciosas casas de piedra.

Pero por encima de todo, lo que destaca de Prullans es que todo el pueblo es un gran mirador natural, desde donde se pueden apreciar, y extasiarse en su contemplación, las mejores vistas de la comarca de la Cerdanya y, especialmente, del Parque Natural Cadí-Moixeró. Además, forma parte de la Xarxa de Pobles amb Encant de la província de Lleida.

Prullans

 

2) Bellver de Cerdanya

También en la Cerdanya catalana, nos encontramos con Bellver de Cerdanya, don menos de dos mil habitantes, un pueblo impresionante, donde además de paisajes naturales de primer orden, podemos disfrutar de un patrimonio cultural románico de máxima categoría.

Sus templos, plazas, iglesias en un estado de conservación impecable tienen el poder de transportarnos a épocas pasadas, como si hubiésemos entrado en un fantástico túnel del tiempo.

Bellver de Cerdanya

 

3) Parque Natural de Aigüestortes

El Parque Nacional de Aigüestortes, en el que se encuentra el impresionante lago de Sant Mauricio junto con más de 200 estanques y lagos más de mil y una formas y colores, es uno de los 14 parque nacionales existentes en España y el único de Cataluña

Totalmente preparado para ser visitado de formas diversas y con distintas rutas, en el parque encontramos de todo: desde cumbres de más de 3.000 metros de altura a ríos, barrancos, cascadas. La diversidad de la zona en cuanto a especies de animales y vegetales, algunos de ellos autóctonos, es única en el sur de Europa . Por eso es un espacio natural totalmente protegido que conserva toda su esencia.

 

Estas 3 zonas imprescindibles de los pirineos de territorio catalán nos pueden servir como base para, a partir de su visita, empezar a descubrir otras muchas zonas y rincones de la región, ya que las posibilidades son inmensas y adictivas. Cuanto más conozcamos de los pirineos, más queremos ver y explorar.