Hacer excursiones con niños, además de pasar una jornada super divertida, es una forma magnífica de estrechar los lazos familiares y fomentar la comunicación entre sus distintos miembros, algo que por desgracia se va erosionando por culpa de las obligaciones diarias.

Además, las excursiones familiares son un remedio natural contra el estrés y también pueden tener una vertiente educativa para los más pequeños, ya que pueden aprender cómo funcionan los procesos de la naturaleza, así como respetarla y a conocer un poco mejor la cultura, las tradiciones y la historia de los lugares que visitamos.

¿Dónde podemos ir con niños? Son tantas las opciones que, precisamente por ello, en ocasiones nos resulta muy complicado decantarnos por alguna.

Nosotros te proponemos tres posibilidades de excursiones con niños muy diferentes, pero con el denominador común de ser estimulantes y divertidas para pequeños, jóvenes y adultos: visitar castillos, realizar actividades lúdicas en un entorno urbano y pasar unos días en un resort de la Cerdanya con todo tipo de servicios, comodidades y actividades infantiles.

 

1) Una excursión a un castillo

En España abundan los castillos de ensueño, de grandes dimensiones y muy bien conservados, por lo que no es de extrañar que a menudo sean utilizados como fantásticos decorados de películas y series de televisión.

A lo largo y ancho de la geografía española nos encontramos con muchos ejemplos, pero por poner un par de ellos citaremos:

  • EL castillo de Santa Florentina en Canet de Mar. Se utilizó como fortaleza defensiva en el s.XI para protegerse de los piratas. Destaca su patio de armas y sus jardines, dos zonas que invitan a la exploración y donde los niños pueden dar rienda a su potente imaginación, inventando fabulosas aventuras de caballeros medievales. Como dato anecdótico, señalar que este castillo aparece en la última temporada de la famosa serie Juego de Tronos.
  • El castillo de Belmonte, en Cuenca (Castilla-La Macha), es una de las fortalezas más genuinas y mejor conservadas de España. Rodeado de campos de trigo, está situado sobre un cerro del pueblo del mismo nombre. Decorado habitual de muchas películas de época, la visita por sus mazmorras y el sótano seguro que dejan una huella imborrable en la memoria de tus hijos.

 

2) Juegos en plena ciudad

Además de las típicas excursiones a los parques urbanos, la oferta de actividades lúdicas en las ciudades es cada vez más amplia, y hoy por hoy es posible divertirse en familia en lugares especialmente pensados para el esparcimiento y la emoción:

  1. Láser Tag. Donde poder jugar en familia a dispararse con pistolas de láser totalmente inofensivas. Un espacio diferente donde generar adrenalina con el incentivo añadido de la competición, ya que se pueden formar equipos y batallar con otras familias o entre los miembros de la misma hasta que haya un equipo ganador. Finalmente gana el que es capaz de acertar con un mayor número de disparos sobre el contrario.
  2. Scape Room. Se trata de salas habilitadas con pruebas de ingenio que deben ser superadas con el objetivo de escapar de una habitación en un tiempo determinado: normalmente una hora.
  3. Tirolinas. Otra opción son las tirolinas instaladas en parques o, incluso, en estructuras urbanas. Se realizan con todas las medidas de seguridad necesarias y la supervisión de monitores especializados para que ningún accidente pueda estropear un día de emociones a velocidad de vértigo.

 

3) Un resort en plena Cerdanya

Para una excursión de varios días, la estancia en un resort en la Cerdanya nos va a permitir disfrutar de la naturaleza en estado puro, con todas las comodidades y en un entorno especialmente pensado para los niños: con piscinas, spa para todas las edades, granjas para niños, zona de juegos infantiles exterior y hasta ludoteca. Otros servicios de este resort son: la excursiones con guía para toda la familias y los roadbooks con diferentes niveles de dificultades que incluyen atracciones como cascadas, palancas, un lago en la montaña, etc.