La adopción de un patrón de alimentación compuesto, principalmente, por verduras  y hortalizas y también frutas como base de una nutrición sana y natural está ganando cada vez más adeptos en todo el mundo. Hasta el punto que ya se habla de una auténtica “revolución verde”.

 

Verduras y Hortalizas, la “revolución verde”

El fenómeno de la revolución verde comenzó en la década de los 60, 70 y 80, cuando una serie de cambios en las técnicas de cultivo y el uso de una tecnología (maquinaria y productos) más evolucionados provocó un impresionante aumento de la producción agrícola en EEUU, que pronto se extendió a otros muchos países.

El concepto actual de revolución verde poco tiene que ver con su origen primario, salvo en el protagonismo de los productos de la tierra.  Hoy en día, la revolución verde hace referencia a un estilo saludable de vida, en el que tiene una importancia capital la adopción de un patrón de alimentación compuesto, principalmente, por verduras  y hortalizas y también frutas como base de una nutrición sana y natural.

Asimismo, los partidarios de la revolución verde intentan que los elementos artificiales de los alimentos (aditivos, conservantes artificiales y edulcorantes) no tengan cabida en su dieta, o al menos que su presencia sea mínima.

 

Beneficios de las verduras y hortalizas  

Una dieta equilibrada, donde abunde lo verde, es decir, las verduras y las hortalizas conlleva los siguientes beneficios:  

  • Mejora tu inmunológico, ya que este tipo de alimentos nos proporciona todas las vitaminas y nutrientes necesarios. Esto ayudar a prevenir enfermedades tanto pasajeras (como los resfriados), como más graves, ayudando a mejorar ostensiblemente nuestro estado físico y calidad de vida.
  • La ingesta habitual de verduras y hortalizas previene enfermedades potencialmente muy peligrosas como los accidentes cardiovasculares (ya que ayuda a regular los niveles de colesterol y los triglicéridos) y algunos tipos de cáncer.
  • Ayuda a mejorar a nivel estético, puesto que evita el sobrepeso y la obesidad y retrasa los síntomas de envejecimiento, como las arrugas. Con un buen aspecto, seguro que consigues subir tu confianza y autoestima.
  • Las personas que lleva una dieta sana sufren en menor proporción enfermedades del corazón, hipertensión, obesidad, diabetes, cánceres diversos, diverticulitis, desórdenes intestinales, cálculos en la vesícula, cálculos en los riñones y osteoporosis, entre otras muchas.

 

Las verduras y hortalizas en la nueva gastronomía  

En paralelo a la concienciación cada vez mayor por parte de una gran parte de la sociedad en relación a la importancia de llevar una dieta sana, donde abunden la verduras y hortalizas, se están produciendo una serie de cambios en la gastronomía, tanto en la que se prepara en el hogar como la que se sirve en restaurantes:

  • Los platos con verduras y hortalizas se vuelven más sofisticados y sabrosos.
  • Se observa una inversión en lo que respecta a las cantidades. Antes, un segundo plato solía estar compuesto mayoritariamente de proteínas (carne o pescado) con un poco de verdura como acompañamiento. La tendencia es lo contrario, crear platos con verduras y hortalizas como ingrediente principal y la parte proteica pasa a ser un acompañamiento.
  • Se ofrece más información sobre las propiedades de los alimentos, tanto en la carta como verbalmente a través de los camareros.

 

Otro aspecto positivo de incorporar vegetales y hortalizas, sobre todo si son de temporada o de proximidad, es que ayudamos a la economía local y a mantener una producción más racional, sostenible, justa y respetuosa con la naturaleza.