¡Naturalmente!

Alimentos procesados: qué son y por qué evitarlos

Este post también está disponible en: CAT (CAT)

Estas dos palabras causan últimamente un gran espanto. Alimentos procesados. Son el enemigo número uno de las dietas sostenibles y saludables; y se suele recomendar su eliminación de la dieta. Sin embargo, es necesario advertir de la diferencia entre procesado y ultraprocesado; y también reconocer que hay algunos alimentos procesados que puedes consumir sin temer por tu salud ni la del planeta. En este artículo te contamos qué son los alimentos procesados y por qué es mejor reducir su consumo.

 

Alimentos procesados: ¿Qué son?

Los alimentos procesados son aquellos que requieren de un proceso de manipulación para su fabricación. Podemos distinguir varios grados y también varios tipo de alimentos:

  • Mínimamente procesados: Son aquellos preparados para facilitar su consumo. Por ejemplo, los frutos secos sin cáscara, la lechuga embolsada ya lavada, fruta picada…
  • Alimentos con algún tipo de tratamiento: Han sufrido algún proceso tecnológico. Por ejemplo, los alimentos congelados o cocidos, las latas de conserva…
  • Alimentos con ingredientes añadidos: Por ejemplo edulcorantes, para potenciar el sabor o colorantes y conservantes. Este tipo de añadidos se encuentran fácilmente en salsas preparadas.
  • Alimentos muy procesados: Son alimentos que se pueden consumir inmediatamente después de ser comprados —sin aplicar ningún tipo de calor o técnica de cocina—. Algunos ejemplos son las galletas, las patatas chip, los cereales, embutidos…
  • Alimentos ultraprocesados: Este es el caso de platos como pizzas u otros precocinados listos para introducir en el horno o el microondas.

 

CTA texto - Ebook Alimentación - Del huerto a la mesa

 

Existen muchos tipos de alimentos procesados, por lo que hay que saber escoger entre los que son saludables y los que no. Además, también se procesan alimentos para hacerlos aptos para personas con alergias e intolerancias. Por ejemplo, las galletas procesadas para celíacos.

 

Por qué evitar los alimentos procesados

Como hemos visto, no es necesario erradicar de tu despensa todos los alimentos procesados. Según el grado de intervención, es incluso recomendable su consumo. Piensa en el yogur y otros lácteos, los frutos secos mondados, la pasta…

Debes tener en cuenta que una buena alimentación debe basarse en alimentos frescos, de temporada y de producción local —frutas, verduras, cereales y legumbres y carnes ecológicas—, pero también puedes incluir en tu dieta algunos alimentos procesados. Los que sí es recomendable evitar son los ultraprocesados. A continuación, te contamos los que deberías evitar y las razones para hacerlo.

  • Los refrescos con gas: Este tipo de bebidas son básicamente azúcar enlatada. Además de engordar, produce problemas dentales, hormonales y múltiples desórdenes causados por el exceso de azúcar. Incluso los light o de cero calorías contienen azúcar. Lo ideal es descartarlos completamente del carrito de la compra.
  • El endulzante artificial: Si el azúcar en cantidades industriales es perjudicial para la salud, los endulzantes artificiales no se quedan atrás. Algunos de ellos, son responsables de enfermedades metabólicas, diabetes tipo II o problemas cardiacos. Son la sacarina, sucralosa, aspartame, neotame y el acesulfame.
  • Patatas chips y otros aperitivos fritos: Tienen altas cantidades de grasa, conservantes y potenciadores del sabor que pueden ser perjudiciales, como el glutamato monosódico.
  • Cereales y galletas azucaradas: Aunque prometan en el envase estar rebosantes de fibra, en realidad tienen un porcentaje muy bajo en comparación con el azúcar, cuyas consecuencias de consumo ya conocemos.
  • Carnes procesadas: Salchichas, hamburguesas, salchichón, salami, beicon… Al consumirlas, el cuerpo absorbe grasa saturada, colesterol, sodio y otros preservantes perjudiciales para el organismo. El consumo de todas ellas está relacionado con enfermedades cardiacas y diabetes tipo II. 
  • Pan de molde: Contiene altos niveles de sal, azúcares y grasas trans. Lo ideal es consumir pan ecológico; además de estar buenísimo, es nutritivo y se conserva fresco mucho más tiempo.

 

Y tú, ¿Ya has descartado todos estos productos de tu lista de la compra? ¿Añadirías alguno más? ¿Qué alimentos procesados consumes? Comparte con nosotros tus inquietudes. ¡Estamos deseando leerlas!

 

CER - CTA imagen - Ebook Alimentación_Del huerto a la mesa - amarillo

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.