Podríamos decir que los alimentos sin gluten y sin lactosa están ahora mismo de moda. Además de ser esenciales para las personas celíacas y para los alérgicos a la lactosa, hay mucho que aprender de estos alimentos, y no es mala idea incorporar algunos de ellos (y sus propiedades) en nuestras dietas.

 

¿Qué es el gluten exactamente?

El gluten se encuentra en muchos cereales, pero no es un hidrato de carbono en sí mismo. Se trata de una proteína (gliadina) presente en el trigo, la cebada, la avena, el centeno y otros cereales, y, por consecuencia, en muchísimos productos alimentarios. Harina, pan, pasta, chocholate, salsas, carne procesada, sémolas… todos ellos contienen gluten.

Así pues, los celíacos, que son personas con una enfermedad crónica que les hace intolerables al gluten, deben evitar todos estos productos a toda costa.

Pero, ¿por qué pueden interesarte los alimentos sin gluten aunque no tengas estos problemas? Pues porqué la mayoría de alimentos que contienen gluten suelen ser muy calóricos, y una de las causas por las que cuesta perder peso cuando los consumimos. Por lo que, aunque no los eliminamos del todo, si substituimos parcialmente estos productos por otros sin gluten, como el maíz, el mijo o el arroz, más fruta y verdura (y carne no procesada), estaremos mejorando sustancialmente las dietas para perder peso.

 

¿Y qué pasa con la lactosa?

La lactosa es el azúcar o hidrato de carbono propio de todos los tipos de leche y sus derivados. También la encontramos en embutidos y algunas carnes procesadas, así como en la bollería. Todos estos alimentos deben ser evitados completamente por la gente alérgica a la lactosa, pero no sólo ellos deben ir con cuidado.

Además de generar alergias en algunas personas, la lactosa también produce intolerancia, que puede ser de variable intensidad en cada caso particular. Esto ocurre cuando el organismo no produce suficientes enzimas (la lactasa, concretamente) para metabolizar la lactosa, provocando dolor intestinal, gases, hinchazones y diarrea. También está vinculado con problemas para dormir y de concentración.

 

Desayunos originales con alimentos sin gluten y sin lactosa

Banana pancakes

Como en la canción de Jack Johnson, hacer pancakes de plátano es la alternativa más sabrosa y saludable a los pancakes clásicos. Una manera deliciosa de tomar alimentos sin gluten y sin lactosa.

Tan sólo necesitarás un par de plátanos, huevos, y un poco de canela y miel para darles sabor. Como los plátanos son muy fibrosos, tras aplastarlos con un tenedor y mezclarlos con huevos batidos, mantendrán suficiente consistencia para darle forma a los pancakes. Ya sabes como hacerlos, ¿no? Pasa por la sartén (con aceite) durante poco más de un minuto un cucharón de la mezcla, le das la vuelta, espera un minuto más y ya puedes retirarlo. ¡A disfrutar!

banana pancake

 

Smoothie multivitamínico

Los batidos son muy fáciles de preparar y son extra saludables. ¡Son una de las mejores maneras de empezar el día!  Además, te permiten experimentar con todo tipo de mezclas, siempre que se añaden algunos vegetales de hoja verde.

Mezclando frutas como manzanas, kiwis, peras, fresas o piñas, con verduras como apio, se consiguen auténticos batidos multivitamínicos muy sabrosos. Puedes añadir también especias como canela o jengibre, así como superalimentos y sus ricas propiedades, como el polen granulado.

smoothy

 

¿Te animas a probar estas recetas? Son aptas para cualquier persona, no solo para aquellos intolerantes al gluten y la lactosa, además están buenísimas. Son una manera divertida también de añadir platos diferentes y tener una alimentación saludable.