¡Naturalmente!

Aprender a comer sano: guía rápida

¿Qué comes en tu día a día? ¿Tu dieta es sana y equilibrada, o comes demasiados productos procesados y con poco valor nutricional? Si crees que tu dieta habitual no es demasiado equilibrada, sigue leyendo para aprender a comer sano de una vez por todas.

Para empezar, lo primero que deberías hacer es averiguar si estás comiendo bien y qué haces mal respecto a tu alimentación. Así pues, debes apuntarte todo lo que comes a lo largo de una semana (o mejor, de todo un mes), para saber exactamente qué y cómo comes. Una vez anotado, debes comparar tu dieta con las guías orientativas más aceptadas, como la pirámide nutricional o como la que vamos a ver a continuación.

 

Aprender a comer sano: paso a paso

Nunca hemos tenido tantas opciones y alimentos a nuestro alcance como ahora. Y, sin embargo, nos encontramos con una gran contradicción: la mayoría de personas no comemos bien. Tanto a nivel de cantidad como de calidad de la comida.

Para enderezar esta tendencia global, hay una serie de normas básicas que tienes que seguir para aprender a comer sano y mejorar sustancialmente tu dieta y, consecuentemente, tu salud.

  • Las verduras, frutas y hortalizas tienen que ser la base de tu dieta.
  • La bebida principal es, únicamente, el agua. Olvídate de los refrescos azucarados, y, cuanto antes, mejor.
  • Evita los productos procesados y precocinados. Especialmente, aquellos que, como la bollería industrial, parecen, más que alimentos, “sustancias comestibles”. Es decir, la comida basura que sólo contiene calorías vacías.
  • Por lo tanto, procura comprar siempre productos frescos (frutas, lácteos, verduras, pescados y carne).
  • No te fíes de los productos light. Aunque sea cierto que contienen menos cantidades de grasas, casi siempre son sustituidas con cantidades exageradas de azúcar.

Esta mini guía básica está basada en las publicaciones del reconocido periodista Michael Pollan, cátedra Knight en la Universidad de Berkeley en California, y autor del famoso libro El detective en el supermercado.

 

Las verduras, frutas y hortalizas: la base del equilibrio

Aprender a comer sano

Que tenemos que comer más frutas y verduras es obvio. Todos hemos oído miles de veces la recomendación de comer por lo menos cinco piezas de fruta al día. Y aún así, las sociedades occidentales seguimos consumiendo muchísima más carne de la que deberíamos.

Sin embargo, no se trata de eliminar la carne del todo, y de ser o no vegetariano. Se trata de encontrar un equilibrio más saludable. Por ejemplo, aprendiendo de los flexitarianos.

 

¿Por qué resulta interesante la opción flexitariana?

Los flexitarianos basan la mayor parte de su alimentación en la dieta vegetariana, pero no rechazan por completo consumir carne, pescado o cualquier producto de origen animal. Simplemente, los consumen de forma ocasional o simplemente de forma menos frecuente.

Comiendo muchos vegetales, enriqueces la calidad de tu aporte nutricional a la vez que reduces la cantidad de calorías que ingieres.

Para mantener una alimentación saludable, también es importante regular la fuente de lípidos (las grasas). Como siempre, los aceites vegetales, como el aceite de oliva, los grutos secos o el que encontramos en el aguacate, así como los pescados azules, son ideales. Hay que procurar abstenerse de consumir grasas refinadas como la mantequilla.

¿Cuáles son tus trucos para mantener una dieta sana y equilibrada? ¡Comparte tus consejos para aprender a comer sano con nosotros!

 

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.