¡Naturalmente!

Bienestar emocional y autoestima: 4 ejercicios de autoconocimiento

¿Te quedas en blanco cuando te preguntan cómo eres? ¿Te has planteado lo importante que es conocerse para sentirse mejor? El autoconocimiento es una de las claves del bienestar emocional. Establecer nuestra propia rutina de autorreflexión para conocernos mejor es sinónimo de inteligencia emocional y un hábito saludable. Si te has quedado rumiando la respuesta a las preguntas con las que comienza este artículo, te invitamos a descubrir qué es el bienestar emocional y cuatro ejercicios de autoconocimiento que te ayudarán a mejorar tu autoestima.

El bienestar emocional forma parte de nuestro estado de salud. Es tan importante como procurarnos bienestar físico. ¡Es una lástima que casi siempre se nos olvide! Para sentirnos bien emocionalmente es necesario tener una autoestima saludable, una buena capacidad para afrontar el estrés y regular las emociones. Dicho de un modo más conciso, tu bienestar emocional lo conforman tu autoestima, resiliencia, capacidad de afrontar el estrés y la capacidad para la regulación emocional.

Identificar estos componentes en nosotros mismos es una carrera de fondo que nos llevará toda la vida. Definir la forma en que nos comportamos en determinadas situaciones, cómo afrontamos las relaciones personales, las pérdidas y las frustraciones… necesita experiencias vitales previas, pero también análisis. Reflexionar sobre ello nos ayudará a superar situaciones futuras.

Sin embargo, en estos tiempos que corren, en los que precisamente el tiempo escasea, la tendencia es huir de los momentos para nosotros mismos. La vida interior se relega a los puestos más bajos de nuestra lista de prioridades.

Entonces, si es fácil descuidar la introspección, será necesario un pequeño esfuerzo por nuestra parte. Por fortuna, los ejercicios que te proponemos son sencillos y podrás realizarlos sin problemas. ¡Busca el momento y ponte manos a la obra! Tu yo interior te lo agradecerá.

Propuesta de ejercicios de bienestar emocional

1. La línea de la vida

Trazamos en una hoja en blanco una línea horizontal. En el punto medio situaremos el momento actual. Antes de ese punto señalaremos los distintos momentos de nuestra existencia que consideremos más importantes. Después de la marca del momento actual, escribiremos nuestros objetivos a corto y largo plazo. A continuación, reflexionaremos sobre lo que hayamos escrito. El resultado es una visión de nuestra propia vida, de lo que consideramos importante y trascendental y de los objetivos que queremos alcanzar. Puedes completar el ejercicio escribiendo una autobiografía.

 

2. Comienza hoy mismo un diario de emociones

Atender a tus propias emociones te dará muchos detalles sobre ti mismo. Ser consciente del estado emocional propio facilita el autoconocimiento. Empieza por escribir todos los días cómo te sientes y por qué. Si ha habido algo que te haya provocado alguna emoción, ya sea positiva o negativa, anótalo. Destina una libreta para este propósito de modo que tengas todo el diario en un solo lugar y te resulte más fácil releerlo después. Para escribir, elige un momento relajado en el que te encuentres solo. El objetivo de este ejercicio es reconocer las emociones que más nos afectan, aquellas que no sabemos gestionar y con las que nos sentimos perdidos. Para lograrlo, procura ser lo más constante posible y no te censures. No te preocupes si tus anotaciones son caóticas al principio, con la práctica y constancia verás que todo fluirá.

 

3. Márcate un DAFO

La misma herramienta que se utiliza en el entorno empresarial para analizar proyectos empresariales puede sernos útil para reconocernos a nosotros mismos. En la misma línea del resto de ejercicios, el DAFO personal tiene como objetivo detectar nuestras debilidades y amenazas, pero también las fortalezas y oportunidades. No tienes más que seguir el esquema:

Análisis interno Análisis externo
DEBILIDAD

Aspecto negativo de una situación interna y actual

AMENAZA

Aspecto negativo del entorno exterior y su proyección futura

FORTALEZA

Aspecto positivo de una situación interna y actual

OPORTUNIDAD

Aspecto positivo del entorno exterior y su proyección futura

4. El álbum de fotos familiar

Este ejercicio es parecido a la línea de la vida, salvo por un detalle: involucra al entorno familiar. Como seres sociales, las personas sentimos la necesidad de relacionarnos y la familia es nuestro principal sustento emocional. Las relaciones y dinámicas en el seno familiar nos afectan y construyen, por lo que conocer nuestro papel dentro de nuestra familia tendrá como resultado conocernos mucho mejor. Para este ejercicio, lo ideal sería tener un álbum de fotos familiar del que podamos seleccionar momentos importantes y analizarlos. Las fotografías deben estar ordenadas cronológicamente y debemos preguntarnos por nuestro papel pero también por el de los otros participantes. ¿Cómo se reparten los roles y funciones? ¿Cuál es tu papel? ¿Cómo te sientes con ese rol?

 

Estas son solo algunas de las actividades que podemos realizar para conocernos mejor. Como habrás podido comprobar hace falta tener algo de tiempo para ellas, pero el esfuerzo merece la pena. Puedes aprovechar una visita a las montañas para procurarte el momento ideal. Y si no, siempre puedes hacerlas en casa. ¡Anímate, conócete a fondo!

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.