¡Naturalmente!

Cómo cuidar el planeta: 15 tips a aplicar sin salir de casa

¿Sabes cómo cuidar el planeta sin salir de casa? Es fácil, sencillo, divertido para toda la familia y, lo mejor de todo: muy importante para la salud del planeta y la supervivencia de nuestros descendientes. Hoy en nuestro blog hablamos de cómo cuidar el planeta desde nuestro propia burbujita de confort, desde el calor del hogar. ¿Nos acompañas? ¡Adelante!

En este artículo veremos un total de 14 tips, agrupados en tres grandes grupos.

 

Cómo cuidar el planeta desde el consumo eléctrico

Como sabes, la factura eléctrica es uno de los gastos más importantes de las familias españolas, un consumo energético que se dispara en los meses de invierno debido al frío y la poca incidencia de la luz solar. Pero además de evitar un desembolso importante, el consumo energético es un problema grave desde el punto de vista medioambiental.

Aprender a reducir el consumo energético doméstico equivale, así, a aprender cómo cuidar el planeta desde casa con un gesto tan simple como es utilizar mejor la electricidad de nuestro hogar. Algunos consejos básicos que podemos poner en práctica tanto los adultos como los niños de la casa:

  • Apaga la luz cuando no estés en la habitación.
  • Instala sensores de presencia en los garajes y sótanos. Estos sensores de presencia encenderán automáticamente la luz solo cuando sea necesario.
  • Antes de irte a dormir, recuerda desconectar la regleta eléctrica donde están enchufados los ordenadores, el televisor, el equipo de música…
  • Si tienes que comprar nuevos electrodomésticos, elige aquellos que menos consuman.
  • Sustituye las bombillas tradicionales por Led.

 

Cómo cuidar el planeta con la limpieza y el reciclaje

Si hablamos de cómo cuidar el planeta desde casa no podemos olvidar dos tareas fundamentales domésticas: la limpieza y el reciclaje. Unos consejos rápidos que deberían formar parte de nuestras rutinas caseras:

  • Elige productos de limpieza ecológicos y libres de productos químicos contaminantes.
  • Limita el uso de toallitas desinfectantes o con detergente. Es mejor usar los trapos de limpieza de toda la vida, lavarlos, ponerlos a secar y volver a utilizarlos varias veces más.
  • Aprovecha al máximo la capacidad de carga de la lavadora y del lavaplatos.
  • No tires el aceite usado por el fregadero o por el WC. Resérvalo en una botella de plástico y, cuando esté llena, llévala a un punto de reciclaje de aceite usado.
  • Clasifica y separa la basura (orgánica, papel, plástico, vidrio…).
  • Pon a prueba tu imaginación para darle una nueva vida a los objetos cotidianos: convierte botellas en lámparas, utiliza restos de lanas y tubos de cartón de los rollos de papel higiénico para fabricar juguetes para tu mascota, etc.

 

Cómo cuidar el planeta desde la alimentación

Aunque te parezca raro, saber cómo cuidar el planeta aprendiendo algunas cosas sobre alimentación convertirá tu casa en un hogar ecológico, sostenible y respetuoso con la comunidad. Toma nota:

  • Elige frutas, verduras y hortalizas de temporada y Kilómetro Cero. Este simple gesto promocionará la economía local de las comunidades agrícolas que viven cerca de ti, pero además contribuirás a minimizar la contaminación producida por los medios de transporte que distribuyen alimentos producidos a miles de kilómetros de distancia.
  • Procura comprar huevos, carne y pescado ecológico. ¿Por qué? Porque las granjas y piscifactorías extensivas y no ecológicas contaminan mucho más que las explotaciones intensivas y ecológicas. Además, los granjeros y pescadores ecológicos reducen la fabricación de productos químicos contaminantes porque no los utilizan en sus explotaciones.
  • Recicla las sobras para cocinar nuevos y ricos platos. Imitar a nuestros antepasados y convertir esos restos de pollo asado en deliciosas croquetas crujientes o utilizar los restos de verdura para preparar una rica pasta con tomate no solo es un gesto de ahorro doméstico, también reducirá el gasto energético que hace la industria alimentaria para producir cada día más alimentos que acaban en la basura.
  • Evita comprar productos envasados en exceso de plástico. Ya hace tiempo que se está viendo la importancia de reducir el plástico, y gran parte de este lo encontramos en supermercados. Por eso, pequeñas acciones como: llevar tu propia bolsa de tela o carro para guardar la compra, no coger bolsas de plástico para la fruta, entre otros, son gestos que pueden ayudar.

 

Cómo cuidar el planeta poniendo en práctica todos estos consejos es muy sencillo, ¿verdad? ¿Qué opinas? Nos encantaría leer tu comentario.

 

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.