¡Naturalmente!

Cómo llevar una vida saludable sin que lo note tu bolsillo

Este post también está disponible en: CAT (CAT)

No vamos a descubrir nada nuevo si te decimos que hacer ejercicio y comer bien son las bases de una vida sana. Pero, además de estas premisas básicas, queremos compartir contigo cómo llevar una vida saludable sin que tengas que rascarte el bolsillo. Más allá de lo que parece por el marketing y los influencers que pueblan las vastas redes digitales, cuidarse no tiene por que implicar un desembolso de dinero. ¡La actitud lo es todo!

 

Consejos sencillos para una vida sana

La respuesta a la pregunta «¿cómo llevar una vida saludable?» pasa por el concepto de autocuidado. Cada uno de nosotros se conoce lo suficiente como para saber qué le beneficia y qué le perjudica. Pero, ojo, no te fijes solo en el aspecto físico; cuidar de ti mismo incluye atender a tus sentimientos, emociones y estado de ánimo.

A continuación, exponemos algunos consejos que puedes seguir para mejorar tu calidad de vida.

Come bien

Cuidar la alimentación está al alcance de todo el mundo. Eso sí, es primordial saber organizarse. Entendiendo algunas sencillas pautas nutricionales, puedes organizar un menú semanal que destierre la comida chatarra y los ultraprocesados de tu dieta.

La clave es comprar ingredientes lo más naturales posible y del comercio de proximidad. Si son ecológicos, mejor que mejor, pues te asegurarás de darle a tu cuerpo un mejor alimento.

 

CTA texto - Ebook Bienestar - Pautas para gozar de un bienestar completo

 

Procura organizar los menús de manera que incluyas las raciones recomendadas de proteínas, hidratos y grasas saludables. Estudios recientes demuestran que una dieta sencilla a base de frutas, vegetales, frutos secos y semillas, además de carne, pescado y huevos es la mejor alternativa para controlar el peso y evitar enfermedades cardiacas y la diabetes.

Bebe mucha agua

Nuestro cuerpo está básicamente formado por agua. Necesitamos mantenernos hidratados y la mejor forma es beber agua. Es fundamental no esperar a sentir mucha sed y olvidarse de refrescos y bebidas azucaradas. El agua y las infusiones —calientes en invierno y frías en verano— son la mejor opción.

Olvídate de los malos hábitos

Lograr una vida plena y feliz implica alejarse de los excesos. Olvídate del tabaco, el alcohol y cualquier tipo de estupefaciente. Dale a tu cuerpo solo cosas naturales, no lo machaques.

Disfruta de un rato al aire libre cada día

De este modo tomarás el sol procurando que la vitamina D se fije en tu organismo. Este sencillo hábito de exponerse al sol —ojo, no nos referimos a tumbarnos al sol y achicharrarnos— tiene grandes beneficios para nuestra salud. Reduce el riesgo de padecer algunos tipos de cáncer, enfermedades cardiacas, osteoporosis y mejora el sistema inmune en general.

Muévete

Aprovecha que sales a disfrutar del sol para hacer algo de ejercicio. El simple hecho de caminar es un ejercicio aeróbico de bajo impacto muy completo y beneficioso en todas las etapas de la vida. Muchos médicos recomiendan caminar por lo menos durante 30 minutos al día para aprovechar todos los beneficios de estar activo.

Si algún día no puedes sacar algo de tiempo para un paseo, no te preocupes. No es necesario que dediques media hora seguida a caminar. Si vas andando al trabajo, subes y bajas escaleras —olvida el ascensor—, sacas a pasear al perro, etc. suma minutos a la cuenta diaria.

Encuentra tiempo para ti

Es necesario que cada día dediques un poco de tu tiempo a pensar, meditar y reflexionar sobre tu día. Piensa en las cosas buenas que te han pasado y en las malas; y cómo te han hecho sentir. Combínalo con técnicas de respiración y relajación. No es necesario acudir a un estudio de acompañamiento espiritual, puedes organizar tus rutinas con un poco de sentido común y algunas técnicas.

Haz bien a los demás de vez en cuando

Es quizás una de las principales respuestas a cómo llevar una vida saludable. Procurar el bienestar de los demás, es un beneficio también para nosotros mismos. No tiene que ser nada muy sofisticado. Una llamada a alguien a quien quieres y con quien hace tiempo no hablas, ayudar a tu vecino con las bolsas del supermercado, u ofrecer comida a alguien que realmente lo necesita son actos altruistas que suman al bienestar común.

¿Añadirías algo a la lista? Comparte con la comunidad ¡Naturalmente! Tus propias pautas sobre cómo llevar una vida saludable.

 

CER - CTA imagen - Ebook Bienestar_Pautas para gozar de un bienestar pleno - azul

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.