Quizá ya sabes cómo practicar mindfulness, pero ¿sabes hacerlo en compañía de tu pareja, hijos, sobrinos, padres, cuñados…? Saber cómo practicar mindfulness en familia te ayudará a disfrutar aún más de unos días realmente relajantes, de un fin de semana o de unas vacaciones dedicadas a mejorar tu bienestar y el de tus seres queridos. Así, hoy dedicamos toda nuestra atención a saber cómo practicar mindfulness en familia, ¿te apuntas?

 

Por qué es importante saber cómo practicar mindfulness familiar

Saber cómo practicar mindfulness, aprender esos tres, cuatro o cinco ejercicios de atención plena que nos ayuden a relajar cuerpo y mente para aliviar el estrés negativo es un conocimiento cada día más extendido entre los hombres y las mujeres de nuestra sociedad, pero ¿qué ocurre con los niños? ¿Y con esos familiares mayores que desconocen los beneficios de incorporar la práctica del mindfulness en su rutina diaria? Los seres humanos muy jóvenes o nacidos hace ya bastantes años no han tenido la oportunidad de aprender a hacer mindfulness, pero atención, niños y mayores sufren las consecuencias del estrés, la angustia y la tensión tanto o más que nosotros mismos.

Así, la respuesta a por qué es tan importante saber cómo practicar mindfulness familiar es realmente sencilla: para ayudar a nuestros seres queridos mayores y pequeños a centrar su foco de atención en el aquí y ahora, para ayudarles a liberarse de sus miedos, tensiones y problemas cotidianos mediante la práctica de una técnica sencilla, útil, económica y completamente natural: el mindfulness.

 

Cómo practicar mindfulness familiar

1. Explica el objetivo del mindfulness

El primer paso para organizar una sesión de mindfulness en familia es explicar a todos los asistentes el objetivo de esta técnica y de los ejercicios que vais a practicar juntos. Parece una perogrullada, pero te aseguro que no lo es, sobre todo cuando van a participar en la sesión personas mayores que han vivido décadas alejadas de este tipo de ejercicios de meditación y relajación. Que tus padres, suegros o tíos mayores aprendan realmente cómo practicar mindfulness de calidad dependerá muchísimo de ese primer día de ejercicios. Y tampoco olvidamos a los niños, claro, esos pequeños seres humanos que también pasan por situaciones estresantes que pueden aprender a manejar a través de una sesión familiar de minddfulness.

En resumen: explicar los objetivos de la sesión de mindfulness a los miembros de tu familia es fundamental para que todos comprendan sus múltiples beneficios físicos y mentales: relajar cuerpo y mente, tomar distancia de los problemas para analizarlos y resolverlos uno por uno, focalizar la respiración y la atención en el aquí y ahora, aprender a gestionar las emociones para resolver conflictos, saber cómo relajar los músculos de la espalda, cuello y hombros para liberar tensiones y lidiar mejor con el dolor crónico, etc.

 

2. Elige el entorno

El segundo paso importante que te ayudará a planificar tu primera sesión de mindfulness familiar es elegir un entorno natural, agradable, seguro y cálido para toda la familia.

Si en tu casa no tienes suficiente espacio, puedes organizar una escapada en familia y desplazaros juntos a un resort vacacional que disponga de cómodas instalaciones comunes para la práctica del mindfulness, a un hotel ecológico situado en plena naturaleza para practicar mindfulness al aire libre, etc.

Ahora que lo estoy pensando, quizá esta sea la mejor idea: enseñar a tu familia cómo practicar mindfulnes aprovechando un fin de semana familiar lleno de actividades saludables complementarias que todos vais a disfrutar: un spa en familia, una tonificante sesión de Nordic Walking, una divertida excursión con raquetas de nieve…

 

En resumen, ahora ya sabes cómo practicar mindfulness en familia: explicando correctamente los objetivos saludables del mindfulness y eligiendo bien el entorno de vuestra primera sesión familiar. ¿Quieres añadir algún consejo más para los lectores de nuestro blog? ¡Hazlo, estás en tu casa!