A casi todos nos ocurre que, en determinadas épocas de nuestra vida, nos parece que nos faltan las fuerzas, es como si no tuviéramos las baterías suficientes para poder hacer frente a todo: el trabajo, los estudios, el cuidado de la casa… Una vez descartado que no tengamos ningún problemas médico que nos produzca este cansancio, podemos poner en marcha una serie de hábitos o trucos que nos van dar la solución sobre cómo tener más energía. ¡Sigue leyendo!

Trucos que nos ayudarán a saber cómo tener más energía

1. Alimentarse adecuadamente

Posiblemente se trate del hábito más importante de todos. Seguir los consejos de la pirámide de la alimentación nos pueden dar las claves para llevar un estilo de alimentación que nos proporcione los nutrientes necesarios en la variedad y cantidad suficientes.

Otra cuestión fundamental es no saltarse comidas y, sobre todo, desayunar bien, ya que se trata de probablemente la comida más importante del día. Aunque muchas personas, por prisas o malos hábitos tienden a saltárselo o hacerlo demasiado frugal.

Un buen desayuno debe incluir, al menos, cereales, lácteos y frutas. También son recomendables algunas proteínas, en especial las proporcionadas por los huevos o el jamón.

comer saludable

 

2. Hacer ejercicio adaptado a nuestras posibilidades

Sobre todo si lo hacemos por la mañana, el ejercicio físico, lejos de cansarnos excesivamente, nos va  proporcionar una buena dosis de energía extra gracias a la liberación de endorfinas, neurotransmisores que mejoran el ánimo y el estado físico y mental.

Un simple paseo a buen ritmo puede ser suficiente para lograr esa energía extra que nos ayudará a pasar mejor el resto de la jornada y tener una vida activa.

hacer ejercicio

 

3. Tener un descanso de calidad

No se trata de dormir muchas horas, sino de hacerlo con calidad: en una habitación tranquila, encima de un buen colchón y, sobre todo, con la mente despejada.

Al menos una hora antes de irnos a la cama debemos prepararnos para el sueño, desconectando, olvidando el email y hasta el móvil. Nuestra mente debe estar en blanco o con pensamientos positivos antes de abandonarnos a Morfeo.

descanso de calidad

 

4. Cuidar la higiene postural

Podemos tener un trabajo mental, típico de oficina, y sin embargo estar muy cansados físicamente. Esto ocurre por no mantener posturas adecuadas. Por ejemplo, mantener la espalda recta, situarnos de frente al ordenador y a una distancia mínima de 50 cms, no doblar la espalda al agacharnos, etc.

higiene postural

 

5. Trucos personales

Finalmente están los trucos totalmente personales. Esas cosas que nos funcionan a nosotros, y puede que solo a nosotros. Por ejemplo: escuchar nuestra canción favorita, ver una escena de una película o serie de televisión que nos motiva, sentarnos a tomar algo en nuestra cafetería favorita.

Suelen ser acciones sencillas que, sin embargo, a nosotros nos funcionan muy bien y nos colocan en un estado mental óptimo, y esto tienen una correlación en nuestro estado físico, permitiéndonos hacer todas las actividades con más ganas.

El problema es que, muchas veces por el propio estrés diario, se nos olvidan estos detalles y no invertimos esos minutos en los mismos que, luego, vamos a recuperar con creces gracias al buen ritmo que nos imprimen.