¡Naturalmente!

Emociones negativas: qué son y cuáles tienes que evitar

Hay emociones negativas y emociones positivas. De las primeras, las emociones positivas, ya te hemos hablado en este blog, pero… ¿Qué ocurre con las emociones negativas? ¿Cómo podemos detectarlas? ¿Cuáles son las más peligrosas para nuestra salud física y mental? Las respuestas, como siempre, en el artículo de hoy. ¿Empezamos?

 

¿Qué son exactamente las emociones negativas?

¿Sabrías explicarme en pocas palabras qué son las emociones negativas? No es tan fácil como parece, ¿verdad? Vamos a intentarlo.

Como sabes, una emoción es un sentimiento, una respuesta emocional que surge ante una situación externa o interna concreta. Estas emociones son muy diversas y en sí mismas ninguna es negativa o positiva, sino acordes con la situación que está viviendo el sujeto en cuestión. ¿Cuándo decimos que una emoción es negativa? Cuando la respuesta emocional no es la lógica y normal que siente la mayoría de la población o el nivel y la intensidad de esa respuesta supera los límites de lo que los expertos consideran “normal” o, por el contrario, no alcanzan el nivel que se supone que tienen que alcanzar. Las emociones negativas serían, así, aquellas emociones que no se adecúan o no responden correctamente a los estímulos exteriores o interiores que han provocado que surja esa emoción.

 

CTA texto - Ebook Bienestar - Pautas para gozar de un bienestar completo

 

Hablamos de, por ejemplo, personas que sienten un terror desmedido ante la aparición de una simple arañita, niños con terror irracional a la oscuridad, personas a las que no les afecta absolutamente nada el sufrimiento ajeno…Estas serían, en definitiva, emociones negativas que no se corresponden con el estímulo que las ha provocado.

Como el ser humano es tan complejo existe un amplio abanico de emociones negativas que es preferible evitar para mantener ese delicado equilibrio emocional que nos permite disfrutar de la vida plenamente. ¿Cuáles son esas emociones negativas especialmente dañinas? el miedo crónico, la fobia y la agresividad

Vamos a ver cada una de ellas con algo más de detalle.

 

Emociones negativas a evitar

1. El miedo crónico

Todos sentimos miedo a algo: a perder el trabajo, a que suceda un accidente que rompa nuestra familia, a sufrir una enfermedad… Este miedo es una emoción “normal” sobre todo si tenemos en cuenta el complejo mundo en el que nos ha tocado vivir, pero cuando el miedo se cronifica y pasa a dominar nuestra vida y nuestras decisiones… Atención, estamos ante un grave problema que tenemos que comprender y tratar.

 

2. La fobia

La segunda de las emociones negativas especialmente peligrosas es la fobia, un temor o pavor intenso y, lo más importante, absolutamente irracional.

Hidrofobia – miedo al agua-, claustrofobia – miedo a los sitios cerrados-, batofobia – miedo a los espacios profundos-, antrofobia – miedo a la gente-… Existen fobias de todo tipo, unas más conocidas y otras menos, pero todas ellas podrían etiquetarse como emociones negativas indeseables y dañinas para tu salud física y mental.  

 

3. La agresividad

La agresividad es el pan nuestro de cada día o, al menos, hoy en día sabemos de más casos de ira desatada, de agresividad contra las mujeres, los niños, los animales, los hombres, las instituciones… La agresividad es una lacra para una sociedad democrática como es la nuestra, pero además es una de las sensaciones negativas más terribles que puede sufrir una persona y su entorno familiar y cercano.

 

Miedo crónico, fobia y agresividad son solo algunos ejemplos de aquellas emociones negativas que minan la alegría vital de la persona que las sufre y, también, la de su familia, sus amigos, sus vecinos… ¿Cuál de estas emociones negativas crees que es más peligrosa? Nos encantaría leer tu opinión.

 

CER - CTA imagen - Ebook Bienestar_Pautas para gozar de un bienestar pleno

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.