¡Naturalmente!

Entrenamiento trail running: 5 claves para optimizarlo

Se puede decir que el el trail running es algo así como el running pero con unas características y requisitos diferentes. En primer lugar, el trail running se realiza siempre en un espacio natural y pedestre, siendo lo más habitual una montaña o un bosque. Aunque parte de la ruta puede hacerse por caminos asfaltados o pavimentados, estos deberían ser los mínimos (no tienen que sumar más del 20% del trayecto). La superficie del terreno puede ser variable: senderos en los bosques, caminos de tierra o polvo o piedras. ¡Lo que manda es la naturaleza!

No cabe duda de que la práctica del trail running es mucho más dura que el senderismo o correr por la ciudad, debido a lo abrupto que puede llegar a ser el terreno y las subidas y bajadas, que en muchas rutas son considerables.

CTA texto - Ebook actividades - 13 rutas para ir con niños

Por lo tanto, para practicar este deporte es necesario seguir una buena estrategia de entrenamiento trail running.

Las claves que te ayudarán en tu preparación de trail running

  1. Aprender muy bien la técnica

El trail running es un deporte diferente a correr o hacer senderismo y, por lo tanto, requiere el aprendizaje de un estilo y una técnica específica. En cuanto al ritmo, es importante alternar correr con andar rápido, según nos encontremos subiendo o bajando o las características del terreno. 

También es fundamental la posición del cuerpo. En las subidas hay que colocar el cuerpo lo más erguido posible. Por otro lado, tanto en subidas como en bajada la forma correcta de la pisada es con el metatarso, por 3 razones:

  1. Se gana velocidad.
  2. Se libera la presión sobre el talón.
  3. Se previenen lesiones.

Por otra parte, si el camino es muy irregular es mejor dar pequeños pasos rápidos que grandes zancadas, para no perder el control del cuerpo y evitar caídas.

2. Adaptar el ritmo y las distancias a la montaña

No tiene nada que ver correr por la ciudad o un parque urbano que hacerlo en plena montaña, con desniveles y un terreno abrupto e irregular. Por este motivo, no podemos tomar como referencia nuestros tiempos y distancias cuando hacemos footing en entornos urbanos. Son dos temas muy distintos y hemos de adaptar nuestro entrenamiento a cada situación.

3. Entrenar especialmente las subidas y las bajadas

Hay que entrenar bien tanto los ascensos como los descensos. Los primeros hay que hacerlos más lentos, mientras que las bajadas se deben ejecutar a buen ritmo, pero con cuidado de no caernos. Por ejemplo, podemos hacer series de 6 minutos de bajada a toda la velocidad que podamos para coger confianza y técnica.

4. Practicar en un terreno semejante al de la carrera 

Otra clave para sacarle el máximo partido a nuestro entrenamiento de trail running es tratar de practicar en un terreno que sea lo más parecido posible al de la carrera donde vamos a competir. Por lo tanto, debemos estudiar el perfil de la prueba y todas sus características: si es más o menos técnico, cuál es el desnivel, si las subidas son más o menos pronunciada o si los descensos pueden ser complicados. 

5. Cuidar mucho la equipación 

Tanto para entrenar como competir debemos usar unas zapatillas especiales para montaña, que se adapten lo mejor posible a nuestro pie, que tengan un suela con buena tracción,  un dibujo del taqueado bien marcado y, sobre todo, que sea bastante dura, para que no se te claven las piedras.
¡Ni que decir tiene que los Pirineos son excelentes para la práctica del trail running!  Concretamente, en Prullans se encuentra un Centre Trail Cerdanya con rutas señalizadas exclusivas para el trail running.

CTA imagen - Ebook Activdidades - 13 rutas para ir con niños

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.