¿Te has planteado pasar un fin de semana de balneario en familia? Quizá sí, pero seguramente no por una simple razón: no estamos acostumbrados a disfrutar de los días libres con actividades alternativas diferentes a las que los adultos hacíamos con nuestros propios padres. Hoy te vamos a contar por qué disfrutar de un fin de semana de balneario con tus hijos o sobrinos es una idea fantástica y cómo elegir el mejor balneario para pasar dos o tres días perfectos. ¿A que suena bien?

 

Fin de semana: balneario familiar

Planes con niños hay muchos, pero ¿cuántos de ellos incluyen en el mismo paquete beneficios físicos, emocionales y sensoriales? ¿Cuántos de estos planes familiares son capaces de adaptarse a las expectativas tanto de niños como de adultos? Siendo sinceros… Muy pocos.

Pero no te preocupes, es algo normal. Los adultos y los niños tenemos tanto necesidades como expectativas diferentes. Nosotros ya llevamos un tiempo en este mundo y hemos visto muchas más cosas que los pequeños de la casa. Cuando llega el fin de semana la mayor parte de los adultos estamos física y mentalmente agotados por el trabajo dentro y fuera del hogar, las responsabilidades, las malas noticias de la prensa y la televisión…

¿Qué necesitamos para recargar esas pilas gastadas durante la semana laborable?: disfrutar de un fin de semana tranquilo y apacible o, según los casos, pasar unos días libres llenos de actividades divertidas al aire libre.

Pero a ellos, los niños y las niñas, no les ocurre lo mismo que a nosotros. Ellos también están cansados de la rutina del colegio y de las actividades extra escolares, pero su cuerpo no les pide sofá, sino aire libre, juegos, agua… Los niños de la familia también están cansados mentalmente como nosotros, pero conservan intacta su energía física y necesitan quemarla saltando, corriendo, jugando, nadando…

¿Qué plan puede satisfacer las necesidades diferentes de niños y de adultos: un fin de semana de balneario en familia. Unos días libres que garanticen el descanso reparador y en cuerpo y alma de los adultos y que asegure a los más pequeños ese aire libre lleno de actividades divertidas que gaste su energía llenando su mente de entrañables recuerdos familiares.

Pero, ¿en qué puntos tenemos que fijarnos para que ese fin de semana de balneario en familia sea perfecto? ¿Qué requisitos debe cumplir un balneario para que se ajuste a nuestras necesidades de descanso y diversión? Lo vemos en el siguiente apartado.

 

3 Consejos para elegir un buen balneario familiar

Como seguramente quieras que tu próximo fin de semana de balneario en familia salga lo mejor posible, aquí te dejamos tres consejos básicos que, esperamos, te ayuden a acertar en tu elección:

 

Consejo 1: la distancia

La combinación “viaje largo y niños” no suele funcionar bien, ¿verdad? Hacer cientos de kilómetros para llegar a nuestro destino durante las vacaciones de verano o de Navidad no se puede evitar, pero pasar cinco, seis o siete horas en carretera simplemente para pasar un fin de semana de balneario… No merece la pena. Así, el primer consejo para empezar con buen pie ese par de días libres familiares es sencillo: aprovecha toda la oferta de centros de spa y balnearios que seguramente existe en tu localidad.

 

Consejo 2: “solo adultos”

Como bien sabes, tradicionalmente los balnearios se consideraban instalaciones dedicadas a satisfacer las necesidades de un público muy concreto: personas adultas con problemas físicos que buscaban terapias reparadoras y saludables. Hoy en día cada vez encontramos más balnearios que han ampliado su oferta a todo tipo de clientes, incluidos los niños, pero es mejor asegurarse de que los pequeños de la casa pueden acompañarnos en el fin de semana de balneario antes de hacer la reserva. Como por ejemplo en el spa familiar del Cerdanya EcoResort.

 

Consejo 3: las instalaciones complementarias

Hoy en día la mayoría de los balnearios han reformado sus instalaciones acuáticas para seguir ofreciendo sus tratamientos con agua termal a los adultos del siglo XXI y, también, a sus hijos, pero no todos cuentan con instalaciones complementarias exclusivas para atender las necesidades de juego y diversión de los más pequeños: parques exteriores, piscinas infantiles, salas de juegos… 

Así, asegúrate de que el establecimiento que vas a elegir para pasar tu fin de semana de balneario esté acondicionado tanto para los mayores, como para los más pequeños de la casa.