¿Sabías que existen ciertas flores de bach para niños y niñas especialmente interesantes? Nos referimos a flores que han demostrado su eficacia para tratar ciertos desequilibrios emocionales que afectan especialmente a los más pequeños de la casa. ¿Cuáles son esas flores y qué efectos beneficiosos tienen para nuestros hijos? Sigue leyendo porque ese es el tema que hemos elegido investigar en el artículo de hoy.

 

¿Por qué utilizar flores de bach para niños y niñas?

Como sabes, las flores de bach se utilizan como apoyo en ciertas terapias naturales que buscan reforzar el equilibrio emocional de los adultos. Pero, además y según sus defensores, las terapias con flores de bach también son interesantes para tratar ciertos trastornos de los niños y las niñas que se encuentran inmersos en plena etapa de crecimiento emocional.

Y es que a veces olvidamos que la infancia es una etapa crucial en el desarrollo pleno del ser humano. El día a día, las prisas, el trabajo o las responsabilidades nos hacen olvidar que ese niño o niña que está a nuestro cargo tiene sus propios problemas y dificultades vitales, unos problemas que como adultos debemos ser capaces de ayudarles a combatir.

Hablamos de dificultades y escollos más o menos naturales en la vida de un niño: problemas de convivencia en la escuela, celos de sus hermanos o primos, exceso o ausencia de responsabilidades y tareas propias de su edad, estrés negativo, falta o exceso de tiempo libre, dificultades de aprendizaje, miedos racionales o irracionales, angustia por el estado de su familia… Y es que los niños y las niñas no son ni sordos ni ciegos. Se dan cuenta de todo lo que ocurre a su alrededor y esas vivencias marcan a fuego su impronta influyendo en su equilibrio físico y emocional tanto ahora cuando son pequeños, como en el futuro cuando se conviertan en adultos con problemas y responsabilidades que asumir.

Así, la respuesta a la pregunta que hacemos en este apartado “¿Por qué utilizar flores de bach para niños”? es clara: ayudar a esos pequeños seres humanos a atravesar con éxito la primera y más importante etapa de su vida, la infancia.

 

3 recomendables flores de bach para niños

Si conoces un poco las terapias florales, sabrás que existen muchísimas especies de flores indicadas para tratar diferentes afecciones. Nosotros vamos a centrarnos en algunas de las patologías más típicas en los niños pequeños como, por ejemplo, el miedo a la oscuridad, la inseguridad, los enfados repentinos y la enuresis nocturna (hacerse pis en la cama). Veamos cuáles son las tres flores de bach para niños más eficaces para tratar estos trastornos infantiles: el Mimulus, la Flor de Aspen y la llamada Cherry Plum.

Mimulus

El mimulus es una de las flores de bach indicadas para tratar el típico miedo a la oscuridad de los niños y niñas más pequeños, ese terror a quedarse solo a la hora de dormir que provoca que el niño no concilie bien el sueño, se despierte alterado a media noche, se levante más cansado de lo habitual…

Flor de Aspen

Para niños y niñas con más miedos de lo habitual (a las sombras, a los ruidos, a quedarse solos, a las mascotas, a los animales de granja, etc.), se recomienda el uso de la flor de Aspen. Esta flor de bach para niños y niñas miedosos refuerza su sentido de poder y control frente a lo inexplicable, lo novedoso, etc.

Cherry Plum

La Cherry Plum es una de las flores que el doctor Bach incluyó dentro de su listado de terapias florales para combatir el miedo a perder el control. Hablando de flores de bach para niños y niñas los profesionales aconsejan su uso para combatir tanto enfados y rabietas inexplicables como para tratar una afección que tiene mucho que ver con la falta de autocontrol: la eneuresis o micción nocturna involuntaria.