La fruta ecológica, como todos los productos alimenticios ecológicos, se caracteriza por obtenerse mediante métodos de explotación totalmente respetuosos con el medio ambiente, tanto en la explotación de la tierra, mucho menos intensiva, como el cuidado del suelo y hasta el agua utilizada, adquirida de un modo natural, sin que suponga una acción negativa contra la naturaleza.

La Normativa Europea sobre productos ecológicos establece unos requisitos y protocolos de producción, conservación, almacenaje y transporte muy estrictos para otorgar a una fruta la denominación de ecológica.

Otra característica fundamental de la frutas ecológicas es que durante todo el proceso, desde su recolección hasta el almacenaje y transporte hasta el punto de consumo, no se utiliza ningún tipo de producto químico como podrían ser: fertilizantes, herbicidas o pesticidas.

 

Los beneficios de la fruta ecológica

Las ventajas de la agricultura ecológica en general y en particular de la fruta ecológica pueden dividirse en dos ámbitos:

  • Beneficios para el propio consumidor.
  • Beneficios para el medio ambiente, la naturaleza, los agricultores y la sociedad en general.

Pasemos ahora a detallar un poco más cada uno de ellos

Ventajas para el consumidor

El principal argumento a favor de la fruta ecológica es que es más natural, por lo que sus propiedades nutritivas se mantienen inalterables, siendo más saludables.

Otras ventajas referidas al consumidor final de estos productos apuntan a su mejor sabor y, en ocasiones, el presentar un aspecto más atractivo.

Ventajas para el planeta

  • La agricultura ecológica, al eliminar los residuos procedentes de los abonos inorgánicos, pesticidas y otros elementos químicos no contamina el agua ni las tierras, preservando el medio ambiente.
  • Los sistemas de producción de las frutas ecológicas no son intensivos y se basan en los principios del desarrollo sostenible, con el fin de evitar una sobreproducción que pueda poner en peligro la continuidad de los recursos naturales en un futuro.
  • Los cultivos ecológicos tratan de preservar las especies y variedades autóctonas, contribuyendo de este modo a conservar la biodiversidad.
  • Se fomentan los productos de proximidad, lo que ayuda a la economía local.
  • Por otro lado, al potenciarse el consumo de productos km. 0 se reducen los gastos y, sobre todo, las contaminación provocada por el transporte de largo recorrido

La desventaja de la fruta ecológica es que se obtiene mediante un proceso caracterizado por menor producción, necesidad de más mano de obra y un tiempo menor de conservación respecto a las frutas tradicionales. Unos condicionantes que suelen elevar su precio.

Pese a ello, la cada vez mayor conciencia ambiental y preocupación por consumir productos sanos de una gran parte de la población, está impulsando el interés y el consumo de las frutas ecológicas.

En Cerdanya EcoResort  nos encanta lo sano, motivo por el cual en nuestro restaurante más de la mitad de los productos que ofrecemos son ecológicos y de proximidad, adquiridos directamente a los productores de la zona e incluso de nuestros propios manzaneros ecológicos, algunos de ellos de razas antiguas locales. En Otoño organizamos salidas con las familiar para verlas. De esta forma, ponemos también nuestro grano de arena en ayudar a la economía local.