¡Naturalmente!

Fruta y verdura ecológica: ¿por qué la prefiere cada vez más gente?

La fruta y verdura ecológica se caracterizan principalmente por haber sido obtenidas sin el uso de pesticidas, abonos artificiales, ni productos químicos de ningún tipo. Pero este no es el único requisito necesario para que un producto alimentario sea considerado ecológico: también deben respetar el medio ambiente durante todo el proceso (incluyendo la producción, recolección, almacenaje  y transporte) y no sufrir manipulación genética alguna.

Existe una Normativa Europea sobre productos ecológicos que establece unos requisitos y protocolos muy estrictos a la hora de otorgar a una fruta o una verdura la denominación de ecológica.

 

¿Por qué cada vez más gente prefiere consumir fruta y verdura ecológica?

La razón principal es que la fruta y verdura ecológica son más naturales y esto hace que conserven mejor sus nutrientes, vitaminas o minerales, es decir, son más nutritivas. El segundo motivo es que, por lo general, tienen también un mejor sabor.

Aparte de sus valores nutricionales y ser más sabrosos, los alimentos ecológicos tienen una serie de beneficios adicionales para la salud: están libres de sustancias químicas y manipulaciones genéticas que pueden llegar a ser nocivas para nuestro organismo y los nutrientes de estos alimentos se absorben mejor.

Además de por sus ventajas individuales, muchas personas son partidarias de la agricultura ecológica porque aportan beneficios globales a la sociedad y a nuestro planeta gracias a: el respeto a la naturaleza y el medio ambiente, la generación de menores índices de contaminación y la promoción del comercio justo y de una economía más sostenible y justa para todos.

Es precisamente el creciente interés por la ecología y lo natural, lo que está impulsando el interés generalizado por la alimentación ecológica.

 

El valor de la agricultura ecológica

Los sistemas de producción de fruta y verdura ecológica utilizan unos métodos no intensivos con el fin de evitar la sobreproducción. Se prioriza la garantía de continuidad de los recursos antes que la rentabilidad pura y dura, por lo que es un método racional y lógico y con visión de futuro. El objetivo es asegurar la producción para las generaciones futuras.

También se trata de preservar tanto la economía local como las especies autóctonas. Es decir, se fomentan los productos de temporada y de proximidad, limitando el malgasto de recursos y reduciendo en gran medida la contaminación por transporte. Realmente, no tiene ningún sentido transportar alimentos durante cientos, y a veces miles, de kilómetros cuando los podemos obtener mucho más cerca.

El precio más alto de la fruta y la verdura ecológica, junto a un menor tiempo de conservación de los productos, son los únicos inconvenientes que podemos encontrar a estos productos, que por otro lado también están bajando poco a poco de precio a medida que se hacen más populares.

En Cerdanya EcoResort apostamos por  los productos ecológicos y de proximidad con acciones concretas: en nuestro restaurante más de la mitad de los productos son de este tipo, habiendo sido comprados directamente a los productores de la zona y el año pasado un 80% de las hortalizas ya era de producción propia. Es más, contamos incluso con nuestros propios huertos y manzaneros ecológicos, que durante los meses de otoño pueden ser visitados por nuestros huéspedes.

 

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.