¡Naturalmente!

Hábitos saludables: cómo los peques aprenden con sus padres

En la actualidad, la salud no solo significa ausencia de enfermedad, sino que entendemos que una persona sana es aquella que disfruta de un bienestar general. Esto quiere decir que es sana en todos los aspectos: físico y mental. Este bienestar integral solo se logra adquiriendo desde la infancia hábitos saludables. Y para que esto se logre, el papel de los padres es fundamental. Recuerda, se educa con el ejemplo.

Dar ejemplo será la mejor baza que pueden jugar los padres para lograr que sus hijos adquieran e interioricen hábitos saludables. Estos hábitos tendrán que ver con las rutinas relacionadas con la higiene, la alimentación y la vida saludable que después aplicarán sin dudarlo en la edad adulta.

Anima a tus hijos a practicar hábitos saludables y aplícate el cuento

Si quieres que tus hijos coman más frutas y verduras, deben ver que tú también las comes. No basta con animarlos a tener hábitos saludables como comer más sano, hacer ejercicio, etc. Los padres deben ser un ejemplo para sus hijos, el primer y principal referente de todo niño debe estar en casa.

CTA texto - Ebook Bienestar - Pautas para gozar de un bienestar completo

Si no quieres que tus hijos se pasen el día encerrados viendo la televisión, demuéstrales que se pueden hacer otras cosas. Salid al parque en familia, a dar un paseo por la playa, organizar un picnic al aire libre… hay miles de opciones. También es una buena idea evitar que los peques relacionen diversión con dispositivos electrónicos. Intenta que no te vean pegado al móvil cada vez que tienes un ratito libre.

Crea un ambiente familiar favorable para los hábitos saludables

Los buenos hábitos para la salud giran en torno a diferentes aspectos de la vida. Procura que en casa y entre los miembros de la familia se abarquen todos.

Alimentación

¿Sabías que la prevención de la obesidad infantil comienza en la etapa prenatal? Después, durante la lactancia, lo mejor es optar por la materna y retrasar la introducción de alimentos complementarios hasta después de los seis meses. A medida en que los niños crecen es importante enseñarles que la familia se sienta junta a la mesa para comer. 

Nada de ver la televisión mientras se come. Estar juntos a la mesa es un momento perfecto para charlar y hacer planes juntos. Hazles ver que es importante comer despacio 5 veces al día: desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena. ¡La nutrición y la salud van de la mano! Es importante que los peques lo aprendan cuanto antes.

Actividad física

Toda la familia debe ser activa. Para ello es una buena idea organizar actividades físicas en las que se incluya a todos los miembros de la familia. Paseos en bicicleta, ir a nadar o simplemente ir al parque a jugar todos juntos ayudará a que todos estéis en forma. 

Es buena idea programar este tipo de actividades con niños al menos tres veces a la semana; pero no lo enfoques como una obligación para mejorar ciertas habilidades que puedas encontrar en tus hijos. Favorece la diversión.

Para mantener a los más pequeños alejados de los dispositivos electrónicos también es buena idea acercarles a los libros. ¿Qué te parece ir juntos una vez a la semana a la biblioteca a buscar un nuevo libro lleno de aventuras?

El descanso y el sueño

Ese libro que cada uno ha elegido es la mejor forma de acercarse al sueño nocturno. Es preferible que se queden dormidos leyendo a que lo hagan tarde por estar viendo un programa en la televisión.

Es importante que los niños duerman al menos 8 horas. Es una buena idea acostumbrarlos a irse a la cama a la misma hora; eso sí siempre después de cenar, aunque no inmediatamente después. 

Hábitos de higiene

La higiene es muy importante y no hay que tomársela a la ligera. Es una buena idea acostumbrar a los niños desde pequeñitos a lavarse las manos antes de comer y después de ir al baño o jugar. Coméntales que es importante mantener las manos limpias para evitar enfermedades.

Acostúmbralos también a ducharse cada día, con el agua templada y a cerrar el grifo mientras se enjabonan. A partir de los dos años ya pueden lavarse los diente solos. Si te ven hacerlo todo será más fácil. Por lo menos, deberían cepillarse los dientes dos veces al día y una de ellas siempre debe ser antes de dormir.

Y tú, ¿educas con el ejemplo? Comparte con nosotros hábitos saludables que hayan pasado de generación en generación por tu familia de algún modo peculiar. ¡Queremos aprender nuevos métodos!

CER - CTA imagen - Ebook Bienestar_Pautas para gozar de un bienestar pleno

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.