Ir de vacaciones o de escapada a un hotel ecológico está cada día más de moda, pero ¿cómo distinguir este tipo de establecimientos de otros hoteles que ofrecen servicios más o menos parecidos? Esa es la pregunta que respondemos en nuestro artículo de hoy: ¿Cómo distinguir un hotel ecológico? Vamos a ver…

 

¿Qué es un hotel ecológico?

La primera clave para distinguir a un hotel ecológico de otro tipo de establecimiento es conocer la esencia de este tipo de establecimientos, saber “qué es” (o qué debería ser) un auténtico hotel ecológico.

En esencia, la definición de hotel ecológico es muy simple: un hotel con unas instalaciones, servicios y productos respetuosos con la ecología, la flora, la fauna y el medio ambiente.

Esta definición es muy general, pero nos sirve de punto de partida para poder anotar los puntos clave que debería cumplir un hotel ecológico para poder lucir y publicitar esta interesante etiqueta que atrae a miles de ecoturistas respetuosos con la naturaleza:

  • El impacto de su construcción e instalaciones en el entorno natural.
  • Sus instalaciones.
  • Su oferta gastronómica.
  • Su oferta de ocio y actividades complementarias.

Lo vemos con detalle en los siguientes apartados.

 

Cómo distinguir un hotel ecológico

1. Su impacto en el entorno

Un hotel ecológico ideal nacería como tal desde el mismo momento de su construcción, cuando llegan las máquinas y los obreros a poner en pie esas instalaciones proyectadas por los arquitectos. El impacto de la construcción de un hotel ecológico en el entorno elegido debe ser mínimo, no invasivo y, por supuesto, no destructivo ni para la flora ni para la fauna del lugar.

Así, los macro hoteles que invaden las zonas más pobladas de la costa o las enormes construcciones que destacan como faros en medio de un bosque talado difícilmente podrían ser catalogados de hoteles ecológicos que se han integrado de forma no invasiva en su entorno natural.

 

CTA - CER - Reserva tu estancia

 

2. Sus instalaciones

Otra clave que nos ayuda a distinguir a un hotel ecológico lo encontramos en sus instalaciones, por ejemplo:

  • Utilización de paneles solares capaces de generar su propia energía interna.
  • Instalación de aislamiento acústico que minimice la contaminación sonora de su actividad.
  • Elección de materiales ecológicos en el mobiliario, equipamiento, ropa de cama, complementos del baño, etc.
  • Utilización de diversos sistemas de reciclaje.

Etc.

 

3. Su oferta gastronómica

Fijarnos en la oferta gastronómica de un restaurante ecológico es una de las formas más sencillas de detectar si ese establecimiento es lo que dice ser. La carta o menú de un hotel ecológico debe incluir todo tipo de productos ecológicos saludables y de proximidad, procedentes de la permacultura o de los agricultores, pescadores o granjeros de la localidad.

Además, cada día más hoteles ecológicos habilitan en sus instalaciones huertos o pequeñas granjas de autoconsumo que los clientes pueden disfrutar durante su visita al hotel.

 

4. Su oferta de ocio y actividades

Un cuarto punto que nos ayuda a distinguir a un hotel ecológico “de verdad” es su oferta de ocio y actividades complementarias para sus clientes.

En un hotel ecológico encontraremos diversas actividades en la naturaleza, pero atención, hablamos de actividades que no suponen en ningún momento un impacto negativo entre la fauna y la flora del lugar y que no afectan al ritmo de vida cotidiana de los habitantes de los pueblos cercanos. Así, los hoteles ecológicos auténticos invitan a sus huéspedes a disfrutar de visitas didácticas a granjas cercanas, senderismo ecológico, paseos en burricleta… Una amplia gama de actividades de ocio divertidas que buscan concienciar en el respeto, la ecología y el turismo responsable con la maravillosa naturaleza que nos rodea.

 

¿Conocías estos puntos que distinguen a un hotel ecológico? ¿Quieres añadir alguno más? ¡Hazlo!