¡Naturalmente!

Conoce la huella ecológica de la comida

Este post también está disponible en: CAT (CAT)

¿Te has parado a pensar alguna vez de dónde vienen los ingredientes que usas en tus platos y recetas? De hecho, ¿eres consciente de los recursos naturales y energéticos que implican la elaboración o el cultivo de cualquier producto alimentario? Conocer la huella ecológica de la comida te permite ser consciente del proceso por el que pasa cualquier alimento hasta llegar a tu mesa. A continuación te contamos más acerca del impacto de la comida, su huella medioambiental, así como algunos consejos para que tu compra sea más responsable y por tanto sostenible. 

CTA texto - Ebook Alimentación - Del huerto a la mesa

El impacto de la comida y el desperdicio alimentario

Los procesos necesarios para la elaboración de cualquier producto alimentario (leche, azúcar, carne, huevos, pan, arroz, verduras, frutas, etc.) conllevan un impacto ambiental:

  • Huella ecológica: se trata de la superficie necesaria para la producción de los recursos que consumimos, como cultivos, bosques, pastos, zonas pesqueras, áreas de infraestructuras, etc. 
  • Huella de carbono: es la cantidad de CO2 que emitimos a la atmósfera, de manera directa o indirecta, como consecuencia de las actividades relacionadas con la elaboración de productos alimentarios. 
  • Huella hídrica: se trata del agua dulce que empleamos en la producción de alimentos. 

Sin embargo, además del impacto de la comida en el medio ambiente, hay otra cara del asunto: el desperdicio alimentario. Según la FAO, cada año se desperdician 1100 millones de toneladas de alimentos vegetales en todo el mundo. En el caso de los alimentos de origen animal, la cifra equivale a 175 millones de toneladas. 

Estas cifras indican que no se están optimizando adecuadamente los recursos de los que disponemos para alimentarnos, sino que los desperdiciamos. Y ocurre tanto durante la producción como en el consumo, por ello es importante hacer cambios como: servir porciones más pequeñas en los restaurantes, hacer una lista antes de ir a la compra, no descartar frutas o verduras que parezcan “feas”, hacer compost, etc. 

La importancia de conocer la huella ecológica de la comida

¿Sabías que la producción de alimentos consume el 30% del total de la energía mundial? También es responsable del 22% de las emisiones de CO2. Nuestros hábitos alimenticios y nuestra manera de explotar los recursos de los que disponemos tienen un gran impacto medioambiental. 

Y es que toda acción, en este caso la más necesaria para nuestra supervivencia: comer, deja una marca en el planeta. Es por ello que conocer la huella ecológica de la comida es nuestra responsabilidad. El siguiente paso es tomar medidas a la hora de comer y comprar.

Una dieta sostenible y una compra responsable

Pese a que son muchos los factores y los implicados en la huella ecológica de la comida, y a que cambiar el sistema de producción alimentaria es prácticamente imposible a corto plazo, sí que podemos comenzar con algunos cambios a nivel individual:

  • Dieta sostenible: reduce el consumo de carne, aumenta el consumo de frutas y verduras, evita los alimentos procesados y cambia el alcohol y las bebidas azucaradas por agua. Simple, ¿verdad?
  • Compra responsable: compra en tiendas locales y a productores de cercanía (¿sabías que puedes hacerlo mediante los grupos de consumo?), compra a granel y consume frutas y verduras de temporada. Estos gestos, además, te permitirán reducir el consumo de plástico. 

Como ves, cualquier acción cotidiana, como puede ser la preparación de un simple bizcocho, tiene una repercusión no siempre amable para el medio ambiente. Por ello es importante conocer la huella ecológica de la comida (y de otros sectores) y actuar en consecuencia.

CER - CTA imagen - Ebook Alimentación_Del huerto a la mesa - amarillo

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.