¡Naturalmente!

Huertas verticales en casa con materiales reciclados

Este post también está disponible en: CAT (CAT)

Si te has resistido a crear tu propio huerto casero porque no tienes espacio, este artículo es para ti. Descubre cómo hacer huertas verticales en casa utilizando materiales reciclados. Además, para no salir de casa, anímate a hacer tu propio compost y germinar semillas que ya tienes por casa. Además de aprender sobre el milagro de la vida, puedes obtener tu propio alimento. ¡Saca el horticultor que llevas dentro!

Los jardines o huertas verticales no solo son meros artefactos ornamentales de edificios de diseño. Está al alcance de todo el mundo tener un jardín vertical, solo hay que dedicarle algo de tiempo y tener muchas ganas de aprender. Con un presupuesto reducido puedes tener tu propia huerta vertical en casa. De hecho, no tienes por que desembolsar mucho dinero, con materiales reciclados y de un modo sencillo y eficaz puedes lograr resultados muy interesantes.

CTA texto - Ebook Alimentación - Del huerto a la mesa

Cómo instalar un huerto vertical

Aunque pueda parecerte algo sumamente difícil, solo tienes que tener estas 4 consideraciones en cuenta para construir tu huerta vertical en casa:

  • Escoge muy bien la superficie para tu huerto vertical. Es imprescindible que le dé el sol durante varias horas al día.
  • Construye una estructura para colocar las macetas. Puedes optar por fijar una estructura metálica a la pared o fijar en ella directamente los contenedores en los que sembrarás tus plantas.
  • Utiliza materiales reciclados. Puedes guardar botellas de agua u otras bebidas, recipientes plásticos de productos de limpieza, tubos de PVC u otros contenedores a los que puedes darle una segunda vida.
  • Planta las semillas de los alimentos que quieras tener en tu huerta vertical en casa teniendo en cuenta la temporada y las variedades mejor adaptadas a tu lugar de residencia.

Materiales que puedes reciclar para huertas verticales en casa: ejemplos

1. Botellas de plástico de bebidas. 

  • Elige aquellas botellas de mayor capacidad.
  • Colócalas de forma horizontal, mantenlas con el tapón puesto y con unas tijeras corta un rectángulo de forma que te quede un macetero alargado. 
  • Hazle dos agujeros a cada lado para que puedas colocar unas cuerdas que te permitan fijar las botellas a la estructura vertical del huerto.
  • Sitúa las botellas en la pared unas encima de otras con suficiente espacio de separación entre ellas.

2. Tubos de PVC

  • Recolecta los tubos que te hayan sobrado de otro proyectos. No es necesario que sean del mismo diámetro. 
  • A lo largo de cada tubo realiza agujeros que se sitúen a unos 25 cm de distancia entre ellos. 
  • Coloca unas tapas en los extremos del tubo y practica unos agujeros más pequeños a lo largo de todo el tubo que te permita engancharlo a la pared de tu huerto.
  • Coloca los tubos unos encima de otros con la suficiente separación para que las plantas se puedan desarrollar sin problema.
  • Ya solo te quedará rellenarlos con sustratos y sembrar las semillas o trasplantar las plantas que ya tengas.

3. Palets o recortes de madera

  • Recicla palets o madera para construir una estantería en la que las baldas sean cajones. Digamos que es algo así como apilar mesas de cultivo estrechas.
  • Ancla la parte de arriba a la pared para que no haya opción de que se caiga hacia delante.
  • Forra el interior de los cajones con plástico reciclado: bolsas de supermercado, bolsas de envases, etc.
  • Rellena con sustrato y siembra tus plantas favoritas.
  • En cualquiera de las tres opciones puedes instalar un sistema de riego, como por ejemplo el riego por goteo; aunque si tu huerto vertical no es muy grande, puedes regarlo de forma manual. Encuentra tu tipo de huerto ecológico.

Beneficios de las huertas verticales en casa

  • Une a tu familia. No lo dudes ni un instante, implica a todos los habitantes de la casa en este proyecto. Lo disfrutarán mucho los más pequeños. Puedes encargarles que germinen algunas semillas. ¿Recuerdas cuando en el colegio germinabas lentejas y garbanzos en vasitos de yogur? Anímales a hacer lo mismo con las semillas de los pimientos, tomates, calabacines, dientes de ajo… Estos semilleros pueden ser una buena cantera para las maceteras de tu huerto vertical.
  • Te inicia en el autoconsumo. Te permite aprender y comprobar de dónde vienen los alimentos que consumes. Además, te permitirá tener una dieta mucho más natural.
  • Manejar un huerto es una actividad muy sana que estimula la imaginación y te permite disfrutar del aire libre de tu terraza. Además, nunca más bajarás la guardia.

¿Te animas a poner en práctica estos consejos para crear huertas verticales en casa? Si ya tienes tu propio huerto ecológico, comparte tu experiencia y trucos. ¡Estamos impacientes por conocerlos!

CER - CTA imagen - Ebook Alimentación_Del huerto a la mesa - amarillo

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.