¡Naturalmente!

Menú saludable semanal: ideas para cuidarse

Para llevar una vida mejor, más sana y más energética, es importante cuidar la alimentación con un menú saludable. Puede resultar laborioso al principio, pero en tan sólo cuestión de días comprobarás como te recompensa tener el control de una dieta equilibrada.

 

¿Cómo es un menú saludable?

Lo más importante a la hora de crear un menú es la planificación. ¿Y eso qué quiere decir exactamente? Pues que hay que marcarse y establecer un objetivo claro. Ya sea adelgazar, comer bien o ahorrar un poco. Lo importante es tener claro lo que se quiere lograr con el menú, y planificar acorde con esa idea fija.

Así pues, si el objetivo es mantener un menú saludable, equilibrado, sin excesos, nutritivo y sano, hay que planificar un menú diario que nos ayude a mejorar en este sentido. Así pues, es importante tener en cuenta los siguientes consejos.

  • No hay que saltarse comidas, porque es contraproducente.
  • Mejor distribuir las comidas en, por lo menos, 4 comidas diarias: desayuno, almuerzo, merienda y cena.
  • Hay que priorizar las frutas y las verduras.

 

Preparamos un menú saludable semanal

Preparar un menú saludable para un sólo día no és ningún reto, y tampoco nos aporta mucho. Lo importante es planificar largos periodos de tiempo. Pero, para empezar, hay que planificar una semana entera. Sólo más adelante, cuando tengas más de un menú semanal planeado, podrás empezar a planear meses enteros.

Lo primero es lo primero. Necesitas preparar una plantilla, muy sencilla, en la que se dividen los días de la semana por cada una de las 4 o 5 comidas diarias que deberás preparar (¡y comer!). Con sólo que inviertas unos veinte minutos cada semana, podrás tener ideado un menú saludable práctico que, además, impedirá que sucumbas a las tentaciones del apetito y del día a día. Así mismo, deberás preparar la lista de la compra para hacerte con todos los ingredientes necesarios para elaborar el menú.

 

¿Qué contiene un menú saludable?

Pues, evidentemente, muchas verduras, hortalizas y frutas. Estas deben ser el pilar de tu alimentación. Para escoger cuáles comer, lo mejor es fijarse en cuáles son de temporada y de proximidad. De esta forma, no solamente mejorarà la calidad de tu menú, sino que, además, el propio calendario natural te estará marcando la variedad y las posibilidades más interesantes a la hora de planificar.

Por lo que a la parte proteica se refiere, debemos, una vez más, recordar que no sólo debemos comer carne roja. Es más, además de otras “carnes blancas”, la proteína también podemos obtenerla de muchas fuentes vegetales, como las legumbres o la leche de soja, por ejemplo. Por último, lo mismo ocurre con las grasas. Mejor obtenerlas de pescados azules y de aceites vegetales.

 

Ejemplos de platos para elaborar un menú saludable

Desayunos

  • Arroz con leche, con un poco de canela y plátano
  • Batido de yogur con trozos de frutos rojos.
  • Yogur con espelta y nueces o otros frutos secos.
  • Cereales con con leche, miel y nueces
  • Avena con fruta.

Comidas

  • Garbanzos con acelgas
  • Ensalada de lentejas con naranja, cebolla y arroz integral
  • Seitán adobado acompañado de espárragos y pimientos
  • Hamburguesas (también pueden ser de legumbres) y menestra de verduras
  • Espinacas con bechamel
  • Musaka (berenjenas rellenas)

Cenas

  • Crema de guisantes con cacahuetes.
  • Ensalada de hojas verdes y tomate.
  • Sopa de fideos.
  • Hummus con palitos de zanahoria o apio.
  • Crema de calabacín, calabaza o zanahorias.
  • Pollo con brócoli.

 

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.