La terapia del par biomagnético o biomagnetismo lleva varios años practicándose en nuestro país casi en silencio, pero ha ido adquiriendo fuerza, protagonismo y cada día más adeptos. ¿Quieres saber por qué? ¿Te interesa conocer en qué consiste esta técnica que, supuestamente, trata y previene cientos de enfermedades diferentes? Te lo contamos en detalle en el artículo de hoy.

 

En qué consiste la terapia del par biomagnético

No es fácil explicar de forma sencilla en qué consiste el par biomagnético, pero vamos a intentarlo. Según su creador, el doctor Isaac Goiz Durán la salud del ser humano depende de que tenga o no un correcto equilibrio interno, que su energía vital esté equilibrada. Según sus teorías, ese equilibrio interno lo mide nuestro pH o, lo que es lo mismo, la cantidad de iones de hidrógeno contenido en nuestro organismo. En el ser humano el pH ideal sería de 7.3. Que suba o baje esta cifra (que se desequilibre) propiciaría la formación de un medio excesivamente ácido o demasiado alcalino en el que se pueden desarrollar fácilmente virus, hongos, bacterias y todo tipo de microorganismos causantes de las distintas dolencias que afectan al organismo.

En concreto – y según esta teoría-:

  • Los virus y los hongos proliferan en ambientes con un pH alcalino (cifra menor de 7.3).
  • Las bacterias y los parásitos proliferan en ambientes con un pH ácido (cifra superior a 7.3).

Según la teoría del par biomagnético mantener el pH en su justa medida evitaría que el organismo desarrollara todo tipo de afecciones físicas, de patologías y enfermedades de nuestro sistema digestivo, respiratorio, circulatorio, etc.

¿Y cómo podemos mantener ese equilibrio interno ideal, ese pH de 7.3? Según el biomagnetismo colocando imanes en distintas partes del cuerpo para equilibrar la energía, corregir ese desequilibrio ácido o alcalino y, así, eliminar o prevenir el origen de la dolencia que queremos tratar.

 

¿Cómo se colocan los imanes de la terapia del par biomagnético?

Como te decíamos antes, el biomagnetismo o terapia del par biomagnético distingue dos tipos de desequilibrio de nuestro pH ideal: si la cifra sube de 7.3 el pH es demasiado ácido y si baja de ese número neutro, el pH será demasiado alcalino.  Imagina esto en forma de flecha vertical: hacia arriba el pH ácido ocupará el polo norte y al contrario, si la cifra tiende a bajar, el pH alcalino se identificará con el polo sur.

Recuerda que según el biomagnetismo, los virus y los hongos aparecerían en exceso en un medio alcalino o polo sur y las bacterias y los parásitos justo al revés, en el medio ácido o polo norte. ¿Por qué es importante esta diferencia? Porque es lo que determina cómo colocará el especialista diferentes imanes: orientados al norte (polaridad norte) o, al contrario, orientados al sur (polaridad sur).

Por ejemplo si un órgano enfermo determinado como el hígado, tuviera alterado su pH hacia la alcalinidad (pH inferior a 7.3) el especialista en par biomagnético colocaría un imán en polaridad norte; así se equilibraría el equilibrio energético de ese órgano dañado y en poco tiempo desaparecerían los síntomas de la dolencia.

Pero ¿cómo sabe el especialista en biomagnetismo que el pH de ese órgano enfermo está desequilibrado? Con una prueba llamada Test Kinesiológico. Y ¿qué es la kinesiología? Una disciplina médica que estudia el movimiento muscular del cuerpo humano.

 

Como te imaginarás, existen muchos defensores y también bastantes detractores de la teoría del par biomagnético, pero a modo de conclusión nosotros creemos que lo importante es su objetivo final: ayudar al ser humano a recuperar el equilibrio vital, aplicar una técnica natural que como muchas otras nos ayuda a disfrutar de una vida más larga, plena, saludable y feliz.

En el Cerdanya EcoResort ofrecemos un Life Reset, un programa especializado para dotarte de las herramientas para aprender a cuidarte mejor y crear nuevos hábitos saludables.