¡Naturalmente!

Paz interior: ¿qué es y cómo alcanzarla?

Paz  interior. Qué bien suenan estas dos palabras que han llenado páginas y más páginas de libros de autoayuda, artículos de meditación o cursos de mindfulness. Pero ¿qué es exactamente la llamada paz interior? ¿En qué consiste? ¿Disfrutar de la auténtica paz interior está al alcance de todo el mundo? Y, si es así, ¿cómo podemos  disfrutar de esa maravillosa paz interior que calme nuestros anhelos y nos llene de felicidad? Estas son algunas de las preguntas vitales que muchas personas como tú se plantean, unas cuestiones muy importantes que vamos a intentar contestar en el artículo de hoy. ¿Nos acompañas?

 

¿Qué es la paz interior?  

El concepto paz interior se ha intentado definir de muchas formas distintas. Algunos ejemplos:

  • Sentimiento de bienestar y felicidad  que se experimenta a nivel interno.
  • Estado mental de relajación, tranquilidad y bienestar que se experimenta de forma continuada en el tiempo.
  • Sentimiento de dicha completa independiente de los estímulos internos y externos.
  • Meta a la que aspira el ser humano que desea encontrar ese equilibrio físico y espiritual que le permita estar bien consigo mismo.

Tranquilidad absoluta, calma interior, relajación, bienestar, equilibrio emocional… Son algunas de las palabras clave que aparecen en todas las definiciones de paz interior. Pero ¿cómo se llega a este estado de equilibrio emocional? ¿Cómo podemos alcanzar la paz interior?

 

La paz interior, una cuestión muy personal

Lo primero que tenemos que saber para poder alcanzar la paz interior es que cada persona es un mundo o, mejor dicho, un universo con millones de estrellas, constelaciones, soles y planetas.

¿Qué quiere decir esto? Que no existe un único método para alcanzar ese equilibrio emocional que se traducirá en paz interior y, además, no todos los métodos que generalmente funcionan, tienen que servirte a ti con tus circunstancias personales, laborales, familiares…

Por ejemplo y como sabes, las terapias naturales han demostrado ser sumamente útiles para combatir la ansiedad y la falta de autoestima (situaciones que claramente afectan a nuestra paz interior), pero quizás a ti te venga mejor probar las  flores de Bach, a mí disfrutar de un fin de semana de termalismo, a otra persona pasar un tranquilo fin de semana de  meditación guiada

Pero además de las circunstancias personales de cada uno de nosotros, otro motivo que explica por qué la paz interior es una cuestión muy personal es lo que los expertos han llamado “alta sensibilidad al entorno”. Hablamos de un término que últimamente está bastante de moda: PAS o Personas Altamente Sensibles. ¿Sabes lo que es? Te lo resumo brevemente.

Según APASE – Asociación de Personas con Alta Sensibilidad de España-  un 20 % de las personas muestran una especial sensibilidad nerviosa a su entorno, una perspicacia que les hace procesar la información de una forma más empática  y emocional que el resto de sus congéneres. Las PAS o Personas Altamente Sensibles viven más intensamente los estímulos positivos y negativos, algo que puede romper ese equilibrio interno emocional que, no lo olvidemos, es la clave para alcanzar la ansiada paz interior.

En resumen: la paz interior es una cuestión muy personal, pero afortunadamente existen algunas claves que funcionan con todos los seres humanos independientemente de sus circunstancias y de su nivel de empatía y sensibilidad.

 

Alcanzar la paz interior: 4 consejos básicos y generales

Como decíamos en el apartado anterior, el método mágico e infalible para alcanzar la paz interior no existe y cada uno de nosotros debemos probar diferentes técnicas hasta dar con aquella o aquellas que nos ayuden a mantener ese delicado equilibrio emocional que nos permita vivir en paz con nosotros mismos y con los demás.

Pero como todos los seres humanos formamos parte de una misma especie animal, lo que sí existen son algunos consejos básicos y generales que nos pueden ayudar en nuestro objetivo de bienestar vital. Unos consejos que resumimos a continuación.

1. Huye de las personas tóxicas

Seguro que te has encontrado más de una vez con una persona tóxica, ¿verdad? Me refiero a esas personas –padres, madres, hermanos, primos, amigos, novios, esposos, hijos, vecinos…- que absorben nuestra energía vital y rompen nuestra paz interior. Así, huir de las personas tóxicas, de los vampiros emocionales, es el primer consejo que debes seguir para poder construir una paz interior fuerte, sólida y duradera.

2. Acepta tus defectos

El segundo consejo general que te puede ayudar en tu camino hacia la felicidad es mucho más difícil de poner en práctica que el primero por un motivo muy simple: nosotros somos las únicas personas de las que no podemos huir hasta el momento de pasar a mejor vida.

Hablamos de que para alcanzar la paz interior es preciso que nos obliguemos a aceptar esos pequeños defectos que todos tenemos,  que no nos machaquemos todo el día porque no somos buenos en tal o cual disciplina artística, porque somos incapaces de orientarnos al conducir en una ciudad extraña, porque no conseguimos ser tan ordenados como nos gustaría…  Aceptar los pequeños defectos que no somos capaces de corregir es el segundo gran consejo que nos ayudará a alcanzar esa necesaria paz interior que nos merecemos disfrutar.

3. Mima tu cuerpo

El ser humano tiene un plano emocional y un plano físico, dos mitades que conforman un único ser y que, como no podías ser de otra manera, están fuertemente unidas en la misma trayectoria vital.  ¿Recuerdas la frase “Mens sāna in corpore sānō” (“mente sana en cuerpo sano”)? Pues eso.

Quizás ahora mismo estés pensando que hay muchas personas enfermas que han alcanzado la paz interior y, por supuesto, tienes toda la razón del mundo. Hay muchos ejemplos de personas que sufren  dolor crónico y tienen una paz interior envidiable. Pero atención: esas personas disfrutan de paz interior porque han aceptado su situación física, han minimizado sus limitaciones y han mimado su cuerpo en lugar de odiarlo. ¿Es sencillo cambiar el chip y aceptar el cuerpo que nos ha tocado en suerte? Por supuesto que no, pero es fundamental para poder disfrutar de esa paz interior que todo el mundo necesita para sentirse bien consigo mismo.

4. Trabaja tus pensamientos positivos

¿Cómo ves siempre la botella? ¿Medio llena? ¿Medio vacía? Trabajar los pensamientos positivos es esencial para nuestro yo interior frágil, delicado y, no lo olvides, demasiado expuesto a las malas nuevas que nos llegan a través de los medios de comunicación y las redes sociales.

Trabajar a diario tu positividad, proyectar en tu mente imágenes positivas y relajantes no  te hará daño, sino bien, un bienestar que te acercará un pasito más a esa paz interior tan cercana o tan lejana.  

 

Y hasta aquí nuestra reflexión sobre la ansiada paz interior, ¿qué te ha parecido? ¿Tú disfrutas de paz interior? ¡Cuéntanoslo!

 

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.