¡Naturalmente!

Posturas de yoga recomendadas para empezar cada día

Este post también está disponible en: CAT (CAT)

Comenzar el día con unas posturas de yoga es muy beneficioso. Gracias a esta disciplina practicas el control sobre la mente y el cuerpo. En las primeras horas del día te ayuda a estirar los músculos y a oxigenar el organismo gracias a la respiración. En este artículo queremos compartirte 4 posturas de yoga que puedes realizar por la mañana para empezar el día a tope de energía. ¿Comenzamos?

Beneficios del yoga por la mañana

Comenzar el día con yoga es un gran estímulo para cargarte de positividad y energía. Practicar yoga por la mañana está indicado para estirar el cuerpo y eliminar tensiones.

CTA texto - Ebook Bienestar - Pautas para gozar de un bienestar completo

Además, el yoga tiene algunos beneficios si lo incluyes en tu rutina de la mañana. Es un ejercicio muy completo que también tonifica los músculos. Estas son las ventajas:

  • Te sentirás más liviano y fuerte.
  • Incrementas tu energía y aumentas la productividad.
  • Comienzas el día relajado y con calma.
  • Tu actitud hacia la vida será más optimista.

Dedícale 20 minutos cada mañana, nada más levantarte de la cama. Poner el despertador 20 minutos antes no es un gran reto, ¿verdad? Puedes dejar el mat preparado en la habitación de forma que cuando te despiertes solo tengas que caminar hacia allí. Dedica los primeros dos minutos a estar sentado con las piernas cruzadas, los ojos cerrados y prestando atención a tu respiración. Después, te recomendamos empezar el día con 5 asanas para trabajar todo el cuerpo, como si estuvieras en un retiro espiritual.

5 posturas de yoga mañaneras

1. Postura gato-vaca más respiración para estirar y entrar en calor. Debes colocarte de rodillas sobre la esterilla o mat y apoyar las manos en el suelo separadas entre sí de forma que coincidan con el espacio que hay entre tus hombros. Las rodillas también deben estar separadas según el ancho de tus caderas. Una vez que estás colocado toma aire mientras estiras la espalda y miras hacia delante. Mientras exhalas, lleva la barbilla al pecho para mirarte el ombligo y mete la pelvis. Deja salir todo el aire y vuelve a la postura de vaca al tomar aire de nuevo. Haz varias repeticiones mientras respiras profundamente.

2. Postura del grillo para la parte baja de la espalda y fortalecer el core. Tumbado boca arriba, dobla las piernas para tratar de llevar los talones hacia los glúteos, aunque sin llegar a ellos. Estira los brazos a lo largo del cuerpo con las palmas de las manos hacia abajo. Levanta la pelvis y poco a poco despega vértebra a vértebra del suelo. Es importante relajar el cuello y llevar la barbilla un poco al pecho. Trata de mantener la postura durante un minuto. Recuerda que el primer día solo debes hacer una aproximación, no te fuerces, si perseveras durante toda la semana lograrás la meta de mantener esta asana durante un minuto.

3. El árbol para equilibrarte. Es momento de ponerte de pie y estirar todo el cuerpo. Separa los pies alineándolos con tus caderas, lleva las manos al pecho y respira. Busca un punto dijo delante de ti y lleva tu peso a la pierna izquierda para doblar tu pierna derecha de forma que el pie se apoye en la cada interior del muslo izquierdo. Al tiempo, sin separar las manos, estira los brazos por encima de tu cabeza. Recuerda abrir bien la cadera hacia el lado. Mantén la postura durante un minuto y cambia a la otra pierna.

4. Perro boca arriba-perro boca abajo. Esta asana es dinámica. El reto no es mantener la postura durante un minuto, sino movilizar lentamente los músculos para pasar de una postura a otra y realizar repeticiones más seguidas. En el caso del perro boca arriba y boca abajo, debes colocarte de pie y separar los pies a la altura de las caderas. Sin doblar las piernas baja la cabeza para tratar de tocarte los pies con las manos. Si no eres lo suficiente flexible todavía no te preocupes, lleva las palmas de los brazos al suelo de forma que, sin doblar las rodillas, mantengas las palmas de manos y pies pegados a la esterilla. Ese es el perro boca abajo, baja las caderas hacia el suelo sin doblar las piernas y sube la cabeza por encima de los hombros sin doblar los brazos, habrás alcanzado el perro boca arriba. Puedes hacer 8 repeticiones.


Es fácil empezar el día con yoga. Puedes elaborar con cuatro o cinco asanas de tu preferencia. Puedes elegir algunas de las posturas de yoga para principiantes y combinarlas como mejor te parezca. No olvides, después, desayunar de forma sana y nutritiva. ¡Saldrás de casa dispuesto a comerte el mundo y eliminado las energías negativas!

CER - CTA imagen - Ebook Bienestar_Pautas para gozar de un bienestar pleno - azul

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.