El principado de Andorra está tan asociado en el imaginario colectivo a los deportes de invierno, y sobre todo el esquí, que puede parecer que cuando no hay nieve este pequeño país pierde su encanto. Nada de eso, puesto que sus 500 kms. dan para mucho más: desde fantástico spas y centros termales a un sinfín de reclamos culturales. Y, por supuesto, no podemos olvidarnos de sus míticas zonas de compras o de la posibilidad de realizar deportes y actividades de aventura que no precisan del blanco elemento. Si no sabes qué visitar en Andorra dejando aparte sus magníficas pistas de esquí en el siguiente post te damos algunas ideas….

 

3 sitios que visitar en Andorra

El wellnes termal

Aunque no se circunscribe únicamente al famoso Caldea, este complejo es el más conocido por su enorme piscina interior rodeada por diferentes jacuzzis y chorros en cascadas para alivio de las cervicales y su conexión con el espacio exterior para seguir disfrutando de una baño caliente sea cual sea la temperatura de fuera. Y ahora con una zona solo para adultos, llamada Inúu, donde se puede disfrutar más exclusiva y personalizada.  

Caldea

 

La Andorra cultural

El patrimonio cultural de Andorra es riquísimo y una visita por algunos lugares emblemáticos. Aquí te hacemos un listado:

La Casa Rull

La Casa Rull, que data del siglo XVII, nos ayuda a comprender cómo era la vida cotidiana de los andorranos que poblaron estas bellísimas tierras hace siglos.

La visita a esta espectacular vivienda convertida en museo nos pone en contacto directo con la historia de la familia Perich: sus fechas destacadas, qué hacían para ganarse el sustento o cómo lograban abastecerse de alimentos y otras productos esenciales en el entorno rural en el que vivían.

Parlamento

Si nos interesa conocer mejor la historia de las estructuras políticas de este diminuto estado podemos visitar el parlamento actual, en cuyo exterior destacan unas deliciosas figuras humanas formadas por siete poetas, obra del escultor Jordi Plensa.  

Casa del Vall

Justo al lado del actual parlamento, se encuentra la Casa del Vall, que era donde, antiguamente, se celebraban las sesiones plenarias. Durante muchos años, los asuntos que concernían al día a día de los andorranos se debatían en un espacio, conocido como la sala de los pasos perdidos, ubicada en el antiguo comedor de la morada.

Casa del Vall

 

Templos religiosos

Por otra parte, el románico está muy presente en las montañas andorranas, pudiéndose contabilizar hasta 40 templos religiosos. Básicamente son pequeña iglesias, de líneas sencillas, que datan de lo siglos XI y XII. Las más bonitas e interesantes son las que tienen un nave rectangular con ábside semicircular y campanario lombardo.

Un lugar muy destacado es el conjunto histórico de les Bons, con su iglesia de Sant Romà,famosa por sus pinturas y retablos góticos.

 

El paraíso de los juegos

No es indispensable la nieve para divertirse, en el parque lúdico Naturlandia, en Sant Julià de Lòria, la oferta es increíble: el espectacular tobotronc, que es el tobogán alpino más largo del mundo, bumperball, airtekk, buggies, tirolinas, todo tipo de talleres infantiles, granja de animales, osos, lobos y otras especies salvajes en semilibertad, etc.

Naturlandia

En verano, muchas estaciones de esquí siguen abiertas con ofertas lúdicas alternativas como golf o karting.

Y por último, recomendaremos las espectaculares vistas del mirador del Roc, una pasarela sobre la montaña en la que podrás vivir una experiencia de altura difícil de olvidar.

Y esto son solo algunas ideas: en Andorra hay mucho para visitar en cualquier época del año, con y sin nieve.