¡Naturalmente!

Relajación y meditación ¿Cuál es la diferencia?

Relajación y meditación son dos palabras que suelen aparecer juntas en los artículos sobre bienestar, Life Reset, vida sana… Pero ¿son lo mismo? ¿Existen diferencias entre la relajación y la meditación? Y, si es así ¿cuáles son esos puntos que diferencian ambos términos? Esas son las grandes preguntas que respondemos en el artículo de hoy.

 

Relajación y meditación: ¿cuál es su definición?

En castellano y en cualquier otro idioma, el primer paso para encontrar las diferencias entre un término y otro es buscar el significado de cada palabra en una herramienta tradicional que nunca pasa de moda: el diccionario.

Nosotros hemos hecho esa búsqueda por ti acudiendo a uno de los diccionarios en línea más fiables de Internet: el DRAE de la Real Academia de la Lengua.

Según el DRAE una definición de los términos relajación y meditación y de sus verbos correspondientes –relajar y meditar – sería la siguiente (copio y pego literalmente):

  • Relajación: “Acción y efecto de relajar o relajarse.”
  • Relajar: “Esparcir o distraer el ánimo con algún descanso.”
  • Meditación: “Acción y efecto de meditar.”
  • Meditar: “Pensar atenta y detenidamente sobre algo.”

 

2 diferencias principales entre relajación y meditación

Reflexionando un poco sobre las acepciones académicas de las palabras relajación y meditación, nosotros hemos extraído las siguientes diferencias entre ambas prácticas. A ver qué te parece:

Diferencia 1: enfocar o desenfocar la atención

La primera diferencia que encontramos entre la relajación y la meditación es bastante obvia: cuando nos relajamos distraemos la mente (el ánimo según la RAE), pero cuando meditamos hacemos todo lo contrario: hacemos un esfuerzo mental consciente y centrado en un punto o en una idea concreta.

Es decir, en la relajación buscamos relajar mente y cuerpo y en la meditación quizá relajemos el cuerpo, pero activamos intensa y activamente nuestra mente.

Diferencia 2: el objetivo

Una segunda diferencia clave entre relajación y meditación es el objetivo que busca el sujeto que se relaja o que medita.

Todos nos relajamos (o lo intentamos) varias veces a lo largo del día. Nos relajamos haciendo una pausa en el trabajo para tomar un café con un compañero, nos relajamos durante el fin de semana yendo a un buen spa familiar, saliendo a correr o a pasear en bici, nos relajamos por las noches leyendo un buen libro o viendo nuestra serie de televisión favorita…

El objetivo de relajarnos es claro: hacer una pausa entre las obligaciones laborales, familiares, etc., y recargar pilas físicas y mentales practicando una actividad que nos divierta, que nos entretenga, etc.

Pero la meditación es algo completamente distinto. Meditar es una práctica y una técnica que exige concentración, conocimientos y esfuerzo consciente. No todos sabemos meditar y, además, no todo el mundo conoce los estupendos efectos secundarios de aprender a meditar: refuerzo de la memoria a corto, medio y largo plazo, control de la angustia y de la ira, mejora de nuestra capacidad de resolver problemas y conflictos, etc.

Así, el objetivo de la meditación es adiestrar nuestra mente para que, con la práctica, se refuerce ese poder mental tan necesario para afrontar con éxito las realidades negativas de nuestra vida diaria.

 

Ahora te toca a ti opinar: ¿estás de acuerdo con estas diferencias? O, por el contrario, ¿crees que relajación y meditación son iguales? Nos encantaría leer tu opinión.

 

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.