¡Naturalmente!

Terapia con imanes, ¿en qué consiste y cuáles son sus beneficios?

¿Te suena la llamada terapia con imanes? Se trata de una técnica que aunque ya tiene sus añitos, ahora parece que vive una segunda juventud. Como nos gusta estar al día en todo tipo de tratamientos, hemos decidido investigar un poco para averiguar qué es la terapia con imanes y, también, cuáles son esos beneficios que tanto están promocionando los fans de este tipo de tratamientos. ¿Empezamos?

 

¿Qué es la terapia con imanes?

La terapia con imanes es un tratamiento que consiste en pasar por el cuerpo diferentes imanes para, supuestamente, detectar anomalías o problemas en el organismo. Una vez detectados los fallos o las debilidades el especialista coloca  durante 15 o 20 minutos uno o varios imanes sobre la zona dañada para corregir la anomalía y restaurar la buena salud de esa zona concreta.

Según los defensores de este tipo de terapia alternativa, nuestro organismo está regulado por diferentes impulsos magnéticos, por corrientes de polaridad positiva y negativa parecidas a las de la pila del mando a distancia. Según esta teoría, cuando nuestros circuitos energéticos se descompensan, nuestras defensas bajan y nuestro organismo se convierte en el blanco fácil del ataque de los virus y bacterias que causan las enfermedades. Utilizando los imanes, el terapeuta corrige los supuestos defectos energéticos, combate los efectos de los microorganismos dañinos y vuelve a colocar nuestro nivel defensivo a un nivel aceptable. Al menos esto es lo que afirman los defensores de la terapia con imanes, unos fans de este tipo de terapias naturales que, además, insisten en la inocuidad de su método y en la ausencia de efectos secundarios negativos.

Es interesante que sepas que la terapia con imanes también recibe el nombre de biomagnetismo, terapia del par biomagnético o biomagnetismo médico, pero atención, que no te confunda el apellido “médico”: por el momento este tipo de terapias alternativas no está reconocida por ninguna autoridad médica ni nacional, ni internacional.

 

Beneficios de la terapia con imanes

Como adelantábamos en la introducción de este artículo, los defensores de la terapia con imanes intentan promover el uso de este tipo de terapias naturales hablando de los numerosos beneficios físicos y emocionales del tratamiento. Nosotros no podemos decir que esta terapia funcione o no funcione, solo nos vamos a limitar a anotar algunos de los principales beneficios del biomagnetismo tanto a nivel físico como psicológico o emocional.

Principales beneficios físicos de la terapia con imanes

  • Mejora el sistema circulatorio y previene afecciones cardiovasculares.
  • Reduce la inflamación de los músculos y las articulaciones.
  • Reduce el dolor de las roturas de huesos, los esguinces de ligamentos, etc.
  • Reduce la hinchazón de las piernas y la acumulación de líquidos.
  • Ayuda a reducir los problemas de mala digestión.
  • Mejora el sistema inmunitario y reduce la posibilidad de contagiarnos de diversas enfermedades como la gripe o el catarro.
  • Reduce el cansancio físico.
  • Ayuda a los pacientes a recuperar su energía física después de haber pasado por alguna enfermedad, operación quirúrgica, etc.

Principales beneficios emocionales de la terapia con imanes

  • Reduce el insomnio y los problemas asociados (angustia, intranquilidad, etc.).
  • Reduce el estrés negativo o distrés.
  • Ayuda a recuperar el apetito perdido.
  • Mejora la sensación de fortaleza interna y la autoestima.
  • Mejora el autocontrol personal.
  • Reduce los problemas relacionados con la falta de autocontrol (ataques de ira, nerviosismo incontrolado, etc.).
  • Ayuda a recuperar la autoestima perdida, el placer de disfrutar del aire libre, la ilusión por volver a conectar con la naturaleza reseteando cuerpo y mente, etc.

 

¿Has probado alguna vez la terapia con imanes?  ¿Qué te pareció? Nos encantaría leer tu opinión.

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.