¡Naturalmente!

Tresmiles del Pirineo, ¡tres ascensos por todo lo alto!

En todo el Pirineo, encontramos hasta más de 200 cumbres por encima de los 3000 metros de altitud. La cifra exacta es discutible, ya que depende de si se cuentan los picos inferiores de una misma montaña (por ejemplo), pero el número de tresmiles del Pirineo se sitúa alrededor de los 212.

La cumbre más alta de todas, el Aneto, alcanza los 3.404 metros. Pero el Aneto no es el único al que merece la pena escalar. Aquí te dejamos el TOP3 de tresmiles del Pirineo.

 

3 tresmiles del Pirineo que no te puedes perder

1. Pica d’Estats

La Pica d’Estats es el punto más alto de Catalunya, que llega hasta los 3.143 metros de altitud. Por eso es una de las montañas y ascensos más populares del territorio. Lo encontramos en la Vall Ferrera, en la comarca del Pallars Sobirà, en un paisaje tranquilo y captivador.

El ascenso, pese a ser muy popular, es un poco largo y exigente, por lo que se recomienda subirlo en buena forma física. La ruta más habitual es por su cara sur, saliendo por el refugio de Vallferrera. Lo ideal es pasar la noche allí, y salir muy temprano por la mañana siguiente.

Pasando por los lagos de Sotllo y d’Estats, el puerto de Sotllo y el cuello de Riufred, se llega a la cima en un tiempo medio de 12 horas. Desde su cima, podemos contemplar el resto de picos vecinos, ligeramente más bajos, como el Verdaguer y la Punta Gabarró.

Pica d'Estats

 

2. Vignemale, 5 tresmiles en una sola ruta

En el Vignemale, se recomienda ascender a través de una ruta circular, de alta dificultad debido a las trepadas en un terreno expuesto y sus pendientes, pero que recompensa a sus escaladores con un 5×1: el pico Clot de la Hount, el Montferrat, el pico Central, el Cerbillona y el Gran Vignemale. Y es que, solamente en el macizo de Vignemale, en la zona fronteriza entre Francia y España, hay hasta 16 tresmiles del Pirineo.

Los picos del Vignemale conforman un paisaje único, ya que entre ellos rodean el glaciar de Ossoue. Pero el paisaje idílico lo encontramos en su cara norte, subiendo por el valle de Gaube.

Así pues, una de las mejores rutas posibles consiste en subir por el valle de Ossoue, y, sin apresurar mucho el paso (se puede hacer noche en refugios como el de Bayssellance), ir ascendiendo los picos, empezando por el Gran Vignemale y hasta llegar al Montferrat.

Vignemale

 

3. Monte Perdido

El Monte Perdido, en Ordesa, ofrece una ruta idílica en verano y más complicada en invierno. Empezando desde Torla, a 2005 metros, y subiendo hasta el pico de 3355 metros, se recomiendo realizar la ruta en dos jornadas enteras a pie.

Eso sí, aunque sea verano, es posible que, depende del año, haya un poco de hielo en la escupidera, por lo que hay que informarse bien antes de preparar la ascensión.

Como se trata de una de las cumbres más famosas de todos los tresmiles del Pirineo, encontramos también otras rutas alternativas para ascenderla: la ruta Norte del Perdido o la Vía de las Escaleras, por ejemplo.

Monte Perdido

 

¿Has subido alguno de los tresmiles del Pirineo? ¿Te has quedado con ganas de ver rutas de escalada un poco más sencillas y aptas para toda la família? No te pierdas esta otra entrada ideal para descubrir los mejores lugares para realizar rutas con niños.

 

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.