¡Naturalmente!

Turismo de naturaleza: guía para principiantes

Cuando llega ese momento del año en que podemos disfrutar de vacaciones, ¿cuál es tu reacción? Obviamente te alegras porque no tienes que volver a la oficina; pero, quizás, las vacaciones te generan también cierto estrés. Elegir el destino, el modo de desplazamiento, buscar alojamiento, planificar actividades para ver todo lo que la guía marca que “hay que ver sí o sí”, establecer el presupuesto de comidas, no olvidar actividades para los más pequeños… ¡Un no parar! ¿Para eso queremos vacaciones? ¿Para seguir estresados?

Hay muchas formas de practicar turismo, si no quieres agobiarte y en el fondo lo que necesitas es reconectar con la naturaleza, apúntate al turismo de naturaleza. En este post te ofrecemos una pequeña guía para que empieces; sin estrés ni agobios. ¿Te apuntas?

 

¿Qué es el turismo de naturaleza?

El turismo de naturaleza es ese en el que el objetivo principal es relacionarse estrechamente con el entorno natural. Podríamos definir el turismo de naturaleza como los viajes cuyo fin es realizar actividades recreativas en contacto directo con la naturaleza y actividades culturales relacionadas con el entorno natural que se visita. Este tipo de viajero debe tener la actitud y el compromiso de conocer, respetar, disfrutar y participar en la conservación de los recursos naturales y culturales que visita. Este tipo de turismo incluye el turismo de aventura, el turismo rural o agroturismo y el ecoturismo.

El turismo de naturaleza se relaciona directamente con el desarrollo y el turismo sostenible. Cuando nos referimos a este turismo, hablamos de visitar hábitats naturales donde contemplar su biodiversidad. En este sentido, los destinos principales son parques naturales, reservas protegidas, espacios destinados al ecoturismo, al medio rural y al agroturismo. Este tipo de turismo respetuoso empieza a ganar notoriedad a raíz de los riesgos que la industria del turismo tradicional representa para las comunidades a lo largo y ancho del planeta.

 

¿Cuáles son los principios del turismo de naturaleza?

  • Debe contribuir activamente a la conservación del patrimonio natural y cultural
  • Es necesario involucrar a las comunidades locales e indígenas en la planificación, desarrollo y explotación de los espacios.
  • Debe incluir la interpretación del patrimonio natural y cultural del destino para los visitantes.
  • Los viajeros a los que está destinado este tipo de turismo son independientes o viajan en grupos muy reducidos. Huyen de la masificación, que es ya un grave problema.

 

¿Cuáles son los principales destinos?

Si quieres explorar las posibilidades que ofrece el turismo de naturaleza, ¿por qué no empezar por tu propio entorno? En España disfrutamos de una variedad de paisajes y espacios naturales enorme. Este país cuenta con 48 Reservas de la Biosfera, 15 Parques Nacionales y un sinfín de espacios naturales bien conservados. ¡No necesitas ir muy lejos para familiarizarte con el turismo de naturaleza!

 

¿Qué actividades se pueden hacer?

Algunas de las principales actividades que hacen las delicias de los turistas de naturaleza tienen que ver con las actividades al aire libre y la gastronomía local. En el mejor de los casos, te recomendamos aunar ambas. ¿Qué te parece disfrutar de una ruta de montaña y culminarla con un picnic a base de productos de la zona?

Otra buena idea es localizar guías con los que seguir la pista a la enorme variedad de fauna salvaje que podemos encontrar en España. Osos en el parque de Somiedo, linces en Doñana o delfines en Tenerife. No dejes de interesarte tampoco por las actividades rurales y tradicionales. Y si tu destino son los Pirineos, las actividades de aventura llaman a tu puerta.

 

¿Cómo sé si este tipo de turismo es para mí?

A modo de conclusión de esta guía, te presentamos un pequeño perfil del turista de naturaleza. Si coincides con la mayoría de estas premisas es que formas parte del turismo de naturaleza. ¿Lo comprobamos?

  • Eres un viajero independiente, huyes de los grandes grupos y la masificación.
  • Buscas contacto con la población local de los lugares que visitas.
  • Es imprescindible que haya equilibrio entre calidad y precio y las empresas que eliges para viajar deben tener valores con los que te identifiques.
  • Agradeces que los alojamientos te permitan retrasar el trámite del check-in cuando el agotamiento es el protagonista al final de una ruta de montaña. Es decir, que se pongan en tu lugar y esa sea la clave de la atención al cliente.
  • Te encantan los establecimientos que ofrecen picnics de productos locales que te puedes llevar en cada excursión.

 

Si estás de acuerdo con todo, sigue en la órbita de CER, prometemos destinos, actividades, excursiones y muchas ideas para sacarle partido al turista de naturaleza que llevas dentro.

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.