¡Naturalmente!

Turismo gastronómico: definición y recomendaciones para disfrutarlo

Este post también está disponible en: CAT (CAT)

¿Sabías que más de un tercio de los viajeros de todo el mundo tienen el turismo gastronómico como motivación para viajar? Lo cierto es que la gastronomía es uno de los componentes esenciales de la cultura de cualquier pueblo, una manifestación cultural que nos descubre tradiciones, costumbres y estilos de vida adaptados a los diferentes climas y espacios. Comer lo típico del lugar que visitas te enseñará mucho más de lo que parece. En este artículo te contamos qué es el turismo gastronómico: definición y recomendaciones para disfrutarlo al máximo allá donde vayas.

CTA texto - Ebook Alimentación - Del huerto a la mesa

Turismo gastronómico: definición

¿Qué es el turismo gastronómico? Seguro que más de una vez te has hecho esta pregunta. Vamos a tratar de ofrecerte una visión amplia de lo que es el turismo gastronómico, definición incluida, aunque ya te adelantamos que puede haber tantas como tipos de viajeros.

A grandes rasgos, podríamos decir que el turismo gastronómico es aquella forma de turismo que aboga por el descubrimiento de las culturas locales a partir del aspecto culinario. El viajero se empapa de la cultura local a través de la gastronomía y la función principal de su viaje es descubrir qué comen los locales de aquellos lugares que visita.

Pero la cosa no queda solo ahí, además de disfrutar de la gastronomía local, puedes aventurarte más en el mundo gastronómico autóctono. Por ejemplo, puedes descubrir un arte de pesca artesanal que un determinado pueblo utiliza para capturar los pescados o mariscos que forma parte de su tradición culinaria. O también aprender sobre un cultivo concreto, la ganadería de la zona… o cualquier otra actividad económica relacionada con la gastronomía. ¡Descubrirás todo un ecosistema de lo más interesante!

Turismo gastronómico más allá de lo obvio

Ahora que ya hemos aventurado en qué se basa el turismo gastronómico, definición incluida, veamos algunos ejemplos icónicos alrededor del mundo. Existen muchos lugares que se identifican con tipos de alimentos o platos tradicionales que atraen cada año a miles de turistas. Sin embargo, quizás resultan destinos gastronómicos un poco obvios, como viajar a Estados Unidos para probar sus hamburguesas, ir a Suiza y volver a casa cargado de chocolate o viajar a Roma a probar todo tipo de pastas.

Si quieres practicar un tipo de turismo gastronómico sostenible debes alejarte de las masificaciones. Si te gusta la pasta o la pizza, seguro que descubres cosas más interesantes en un pueblo siciliano que en la atestada Roma. A menudo las tradiciones no se esconden en las grandes ciudades.

Estos son algunos ejemplos de turismo gastronómico en Europa poco conocidos:

  • Si eres fan de la buena mesa y los buenos caldos, te gustará visitar la provincia húngara de Tolna. La capital de provincia, Szekszárd, tiene una tradición vinícola milenaria. Podrás disfrutar de muchos vinos de calidad, especialmente sus tintos de aromas afrutados que han ganado innumerables galardones internacionales.
  • Leópolis es una ciudad de Ucrania famosa por su Museo del chocolate. Durante el mes de octubre celebra, además, un festival en el que podrás comprobar cómo se elaboran deliciosos dulces.
  • ¿Sabías que el Düsseldorf, Alemania, se asienta la tercera comunidad japonesa más grande de Europa? Eso la convierte en una ciudad poco convencional para descubrir el sushi, pero lo cierto es que tiene infinidad de bares de sushi y restaurantes japoneses. Así que si te apasiona el sushi, pero no puedes viajar a Japón, Düsseldorf puede ser una excelente alternativa.
  • En la costa de Polonia se encuentra Międzyzdroje, un pueblo famoso por sus gofres. En él encontrarás puestos con infinidad de variedades y sabores

Además de estos destinos, puedes disfrutar del turismo gastronómico también en España. Los viajeros que visitan nuestro país para disfrutar de la gastronomía patria tienen cierto tipo de preferencias, por ejemplo:

  • Visitan el País Vasco para comer en buenos restaurantes.
  • Eligen La Rioja para ir de tapas y pinchos. 
  • Visitan bodegas en Andalucía y Castilla y León.
  • Eligen Madrid y Cataluña para visitar mercados gastronómicos.
  • Viajan a Galicia para disfrutar de sus fiestas y eventos gastronómicos.
  • Visitan en Cataluña fincas o huertos de permacultura que les ofrecen la posibilidad de disfrutar después de una degustación en el restaurante de la posibilidad de comer ingredientes ecológicos y del slow food, como en Cerdanya EcoResort. El turismo gastronómico no está reñido con las recetas sanas.

¿Y tú? ¿Ya has probado viajar para probar nuevos platos? Como ves, el turismo gastronómico, definición que hemos explorado en este artículo puede disfrutarse en cualquier destino. Puede ser una alternativa de viaje muy interesante que te permitirá conocer a fondo la cultura local. ¡No renuncies a la buena mesa mientras viajas! 

CER - CTA imagen - Ebook Alimentación_Del huerto a la mesa - amarillo

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.