¡Naturalmente!

Vivir el presente: pasos para conseguirlo

Vivir el presente aquí y ahora es, según los expertos, fundamental para alcanzar la ansiada felicidad, pero ¿cómo se hace? ¿Por dónde podemos empezar? Quizá por leer el artículo de hoy. ¡Adelante!

 

¿Qué significa vivir el presente?

Como solemos hacer en este blog, vamos a empezar aclarando bien qué significa el término protagonista de nuestro artículo que es, en este caso, la manida frase “vivir el presente”.

Si te fijas, la mayoría de la gente vive su momento actual pensando en el futuro: en el minuto siguiente, en la hora siguiente, en el día siguiente o, incluso, en el año siguiente. Otra gran parte de la gente también salpica sus momentos presentes de recuerdos y vivencias del pasado rememorando la alegría que sentía en su infancia, los seres queridos que se han ido, la energía que tenían a los veinte años…

Es decir: el ser humano vive más en el futuro y en el pasado que en el presente de aquí y de ahora. ¿Qué significa entonces vivir en el presente? Obligarnos a ser conscientes de los segundos, minutos y horas que estamos disfrutando ahora mismo física y mentalmente. Olvidarnos de lo que ocurrió ayer o de lo que sucederá mañana. Disfrutar el momento actual como si no hubiera un mañana.

No es sencillo de explicar y tampoco es fácil de hacer, pero con un poco de práctica se puede conseguir. ¿Cómo? Paso a paso.

 

Cómo vivir el presente, paso 1: desechar los pensamientos recurrentes

El primer paso para aprender a vivir el presente es apartar el pasado de nuestras vidas desechando los pensamientos recurrentes que estropean el momento actual. Me refiero a ese círculo vicioso de rememorar vivencias, sentimientos, conflictos emocionales, peleas, resquemores, celos… que vivimos en situaciones parecidas a las actuales y que están grabadas a hierro y fuego en nuestra psique.

Lógicamente, apartar esos pensamientos recurrentes que nos alteran y nos permiten disfrutar del aquí y ahora no es fácil, ojalá lo fuera. Nuestro cerebro es un ordenador de alta capacidad que ni siquiera los neurólogos conocen a fondo. Un aroma, una música, una imagen… puede desencadenar el recuerdo del pasado en cualquier momento del presente.

Eso es así, pero existen ciertas técnicas que nos pueden ayudar a desechar los pensamientos recurrentes a tiempo y justo antes de que vuelvan a formar parte de nuestro presente: dar un paseo por el bosque, probar terapias naturales que nos ayuden a relajarnos, salir a hacer deporte, practicar sesiones de meditación guiada

 

Cómo vivir el presente, paso 2: reforzar la autoestima

La falta de autoestima provoca que mucha gente se refugie en un pasado que para ellos y ellas era más tranquilo, seguro y protector. Otras personas con falta de autoestima creen que el sino, el destino o la buena suerte les sonreirá en el futuro y, así, dejan de vivir el presente para confiar en un futuro apacible y lleno de felicidad que les llegará por obra y gracia del azar.

Si te fijas, la falta de autoestima puede hacer que nos refugiemos en el pasado o nos reflejemos en el futuro dejando de disfrutar de los preciosos momentos que no volveremos a experimentar. Las personas fuertes, con una autoestima saludable confían en sí mismos, en su capacidad de resolver conflictos, en su poder mental… ¿El resultado? Consiguen vivir el presente sin tener que buscar refugio en los recuerdos y sin necesidad de confiar en la buena suerte que, quizá, les sonría en el futuro.

En resumen: se puede y se debe vivir el presente y todos podemos conseguirlo. Las formas de  lograrlo pasan por desechar esos pensamientos recurrentes del pasado que asaltan nuestra mente del presente y, también, por aumentar nuestra valiosa autoestima, ese escudo personal que nos permite disfrutar de la vida aquí y ahora. ¿Qué te parece esta reflexión final?

¿Conoces otras formas de vivir el presente? ¡Cuéntanos tu secreto!

 

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.